Por Luis Lizama
6 agosto, 2021

Todo comenzó en 1923, cuando una mujer se llevó el trofeo luego de moverse por 27 horas más que sus competidores. La más larga duró seis meses (sí, leíste bien) y finalmente la ciudad de Seattle acabó prohibiendo todo, cuando una mujer intentó suicidarse tras bailar 19 días y quedar en quinto lugar.

Los primeros bailes transcurren en un gimnasio de alguna localidad en Estados Unidos. El local está repleto y el ambiente en llamas, sofocante y lleno de gritos. Ya lo imaginarán.

Por suerte en aquella épocas las imágenes de fotografías ya eran una realidad, así que podemos apreciar estos bailes en todo su esplendor. 

Y literalmente bailaban hasta caer desmayados o sucumbir al sueño. Algunos duraron meses y muy probablemente jamás habías escuchado de ellos. Acá te los relatamos.

News Dog Media

Los espectadores miraban y miraban. Claro, no iban para apreciar el arte de bailar o algo parecido, sino más bien por el morbo de casi ver morir personas. 

News Dog Media

Los competidores eran en su mayoría personas sin empleos y necesitados de dinero. La crisis del 1929 había afectado el bolsillo de las familias estadounidenses y había que rebuscárselas para ganar algo. 

Los premios no eran millonarios, pero era mejor que nada.

News Dog Media

Pero así como tuvo un final, también tuvo un inicio. En 1923 una mujer llamada Alma Cummings se hizo famosa por bailar 27 horas más que otras seis parejas.

Nació entonces esta competencia de la “última pareja en pie”.

Para esa época, bailar en público ya era aceptado y no había mayores problemas morales. Anteriormente era algo prohibido, dedicado a la clandestinidad o en privado.

News Dog Media

Eran como los reality shows de hoy en día. Todo se transformaba en un morbo de resistencia, donde el público gozaba con cada caída y poco importaba el trasfondo. 

Al mismo tiempo algunas parejas ya se manejaban en este “deporte”, cuando empezaron a ganar en varias ocaciones. Se hacían pasar por novatos y fingían desmayos. El público compraba su show y todos ganaban.

News Dog Media

También ocurría que los organizadores contrataban a estos expertos para hacer caer al resto y ganar en espectáculo. 

News Dog Media

Algunos incluso tenían guiones aprendidos para su público.

Lo cierto es que habían premios de varios cintos de dólares, donde se cobraba algunos centavos de admisión a las parejas.  Venían con esperanzas de ganar, pero rara vez lo conseguían, en cambio, terminaban casi destruidos.

News Dog Media

La competencia más larga duró 6 MESES. Sí, leyó bien.

El cuerpo y la mente de aquellos bailarines quedó destrozado. 

Entonces fue que las ciudades comenzaron a notar algo no tan agradable, nadie quería que en su ciudad muriera gente por bailar. Todo lo contrario, era sinónimo de alegría.

News Dog Media

Seattle fue la primera ciudad en prohibir estas actividades, luego de que una mujer intentara suicidarse por quedar quinta.

Bailó durante 19 DÍAS y aun así no logró coronarse.

Comenzaron a perder fuerza y con el tiempo despertaron cierto recelo. Las fotografías de mujeres y hombres colgando, muertos de sueño y en pésimo estado de salud, hicieron que finalmente el público ya no quisiera presenciar el espectáculo.

News Dog Media

Recientemente el sitio Messy Nessy ha traído este tema a la palestra, con fotografías muy explícitas y entretenidas, dando muestras de lo que hoy consideraríamos una verdadera ridiculez. 

Todo parece una verdadera locura, sin embargo, fue algo producido más que nada por la desesperación de la población estadounidense. Cualquier dinero que aportara en casa era bienvenido. Pero ojo, porque también en algunas competencias se tomaban pausas para descansos (lo que sí tiene un poco más de sentido), como se demuestra en este video.

La crisis económica había golpeado fuerte.

Para qué hablar de las lesiones producidas por el baile, como piernas hinchadas, calambres, fatigas musculares, ampollas y juanetes. 

Por fortuna, todo eso ya es parte del pasado.

Puede interesarte