Por Alejandro Basulto
20 mayo, 2021

“Mi mujer no lava, no plancha y no cocina: quiero una separación”, dijo el sujeto italiano, sin embargo, el jurado le terminó echando la culpa y destacando además la falta de pruebas.

Esto ocurrió en Foggia, en Italia, donde un hombre acudió donde el juez civil Paolo Rizzi, argumentando que quería separarse porque su esposa “no lava, no plancha y no cocina”. Básicamente, buscaba divorciarse porque ella no realizaba las tareas domésticas.

Getty Images

Sin embargo, para lamento suyo, no le fue bien con su demanda, ya que según informó la República, nunca se pudo probar lo alegado por el denunciante. No hubo manera de corroborar que las peleas en la relación iniciaran porque la mujer “no lo cuidaba”. Además que ella no tenía porqué hacer esos trabajos.

“Con el matrimonio, el marido y la mujer adquieren los mismos derechos y asumen los mismos deberes. Del matrimonio deriva la obligación mutua de fidelidad, asistencia moral y material, colaboración en interés de la familia y convivencia. Ambos cónyuges están obligados, cada uno en relación con su propio patrimonio y su capacidad para trabajar profesionalmente o en casa, para contribuir a las necesidades de la familia”.

–dice el Código Civil italiano al respecto–

Freepic

Este marido quería demostrar que su mujer no colaboraba en el interés general y en el bienestar de la familia. Intento en el que no le fue bien, debido a que nunca pudo comprobar que dichas tareas domésticas, como lavar, planchar y cocinar, sean deberes acordados por ambos para ella. 

Pixabay

“No es admisible una situación de sometimiento de uno para realizar labores de mero cuidado del orden doméstico, a lo que, además, se requiere también a los niños, con miras a una educación responsable”

– fueron parte de las palabras con las que el Juez civil Paolo Rizzi, justificó la sentencia–

Finalmente, este caso sirvió para demostrar que ya no hay roles que sean exclusivos de cada género. Sino que todos pueden aportar en las tareas domésticas y en traer ingresos al hogar, por lo que se hace necesario, que los deberes en una relación sean acordados de manera horizontal y mutua.

 

Puede interesarte