Por Catalina Yob
3 May, 2018

Hoy el padre de la menor busca que su ex pareja, quien dejó en estado de gravedad a la pequeña cuando tenía sólo 8 meses, sea encarcelada en un nuevo proceso judicial.

Con tan sólo ocho meses de edad, Evie McMahon debió ser trasladada hasta un hospital ubicado al sur de Australia por personal policial, el cual minutos antes había recibido una llamada por parte de una anónima que amenazaba con lanzar a su hija al precipicio. Al llegar al domicilio de Lorien Norman de 18 años, descubrieron que la menor yacía con graves lesiones en su rostro, por lo que fue llevada hasta un centro asistencial de forma inmediata.

En los minutos posteriores a su llegada a la sala de emergencias, los médicos determinaron que la menor había sido agredida con una cuchara en al menos ocho ocasiones por su madre. La pequeña de tan sólo meses de edad, yacía con hematomas y severos moretones en su rostro, los cuales fueron puestos de manifiesto en las imágenes que fueron viralizadas posteriormente por el padre de la menor, Shane McMahon, quien actualmente posee la tutela. 

Shane McMahon
Lorien Norman

La gravedad de las lesiones y la corta edad de la víctima desencadenaron que el caso obtuviese amplia cobertura a nivel nacional y mundial. El juicio en contra de Norman fue transmitido en vivo en los principales canales de televisión de Australia, por lo que el asunto llegó hasta redes sociales, en donde ciudadanos de todo el mundo exigían justicia para Evie. 

La joven fue declarada culpable del delito de violencia intrafamiliar, sin embargo sólo se la condenó al pago de una multa cercana a los 500 dólares y a dos años de servicio comunitario. La pena otorgada a la mujer que puso en riesgo la vida de su propia hija, provocó que decenas de personas se movilizaran en favor de la pequeña. “¿Dónde está la justicia de Evie?”, era una de las frases que podía ser identificada en los carteles de los ciudadanos que se apostaron a las afueras del tribunal.

En lugar de obtener los 13 años que inscribe el delito, la mujer fue puesta en libertad, sin ninguna condición asociada. A más de dos años de la resolución judicial que remeció a Australia, el padre, quien hoy posee la custodia de las dos hijas que tenían en común, busca que la mujer sea nuevamente juzgada ante la justicia. Esto con el propósito de que obtenga una pena en prisión. 

En cuanto a la pequeña, McMahon asegura que Evie ha logrado recuperarse del fatal ataque y que en el último año ha “salido de su caparazón”, mostrándose como era realmente antes del episodio.

“Ella es hermosa, es absolutamente fantástica. Estamos a un año del horror y ella ha salido de su caparazón y ha entrado en su propio mundo”.

Shane McMahon
Shane McMahon

El abnegado padre ha compartido una serie de imágenes de su hija, quien hoy tiene dos años de edad y quien luce completamente recuperada del brutal ataque perpetrado por su propia madre. Además de buscar que la mujer obtenga una pena asociada al delito de violencia doméstica, Shane McMahon pretende que las condenas asociadas a la violencia doméstica sean más duras para quienes incurran en el delito. 

Change.org/ “Comparte la petición. La Corte Suprema del sur de Australia: nuevo proceso judicial para Lorien Norman”

“Las sentencias en nuestro país son tan patéticas e indulgentes. Ellos benefician al autor del delito. Perdimos la batalla pero seguiremos peleando en la guerra”.

 La madre por sobre todo

En este caso y pese a la existencia de pruebas que evidenciaban directamente que la lactante había sufrido lesiones de carácter grave por parte de su madre biológica, la joven de 28 años fue declarada culpable, sin embargo no hubo pena asociada al delito de violencia doméstica. En lugar de obtener una pena de presidio efectivo, Lorien Norman debió pagar 500 dólares y fue puesta en libertad a los días después de haber perpetrado el ataque. 

Tras la exteriorización de la resolución judicial, muchos afirmaron que si el padre hubiese estado en ese caso, hoy estaría tras la rejas. En la mayoría de las legislaciones a nivel mundial se privilegia a la madre, ya que se parte de la base que ésta es quien posee más o mejores facultades para el cuidado y crianza de un niño, sin embargo hay casos como el de Evie, en el que dicha creencia provocó que su vida fuera puesta en peligro.

Lorien Norman

Actualmente, existen cientos de casos en los que la justicia no ha sido capaz de percibir a la madre como un peligro, pese a la existencia de pruebas que la inculpan. Los padres suelen quedar desamparados ante la ley en un juicio en donde se resuelve la custodia de un menor de edad, ya que las declaraciones de la madre tienden a primar por sobre el relato de un padre que exige la tutela de su hijo.

La misma inequidad de género con la que coexisten día a día las mujeres en materia laboral, reproductiva y social, la viven los padres, cuyo valor suele ser menor que el de una madre ante un tribunal de justicia.