Por Diego Aspillaga
2 julio, 2020

La ceremonia clandestina partió con todas las medidas de seguridad pero la fiesta posterior lanzó todas las precauciones por la borda. Sabotearon todo el trabajo de autoridades y ciudadanos para controlar la enfermedad.

El coronavirus nos ha golpeado a todos.

Esta enfermedad, detectada a fines del 1019 en la ciudad china de Wuhan, provocó una emergencia sanitaria mundial como nunca antes se había visto antes. Decenas de miles de muertos, millones de contagiados y el mundo entero detenido en seco por miedo a los contagios son sólo algunas de las terribles consecuencias de este virus que aún no tiene cura.

AP

Y si bien la gran mayoría de las personas están conscientes de los esfuerzos de las autoridades, trabajadores de la salud y trabajadores esenciales para poder controlar los contagios, ayudar a los enfermos y mantener a la sociedad a flote, existen otras que simplemente siguen con sus vidas como si nada estuviera pasando.

Un buen ejemplo de esto es el caso de una pareja de novios mexicanos que decidieron celebrar su boda de manera clandestina con más de 200 invitados sin ningún tipo de protección, lo que provocó un nuevo brote de COVID-19 en uno de los países más afectados por la enfermedad en la actualidad.

@ElNorteSM

De acuerdo con el diario El Norte, esta irresponsable boda se realizó el pasado sábado 20 de junio en el municipio mexicano de  San Pedro de la Garza García, en Nuevo León.

Aunque la misa se llevó a cabo en la Parroquia de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, y en una de las imágenes mostradas por el diario se puede ver que varios de los invitados estuvieron sentados y respetando la sana distancia en las bancas de la iglesia, la fiesta posterior a la ceremonia fue donde todas las precauciones fueron lanzadas por la borda.

@oraleia

En la celebración, los invitados gritaron, no respetaron la distancia mínima y dejaron de usar sus mascarillas mientras bailaban y bebían como si el coronavirus no existiera.

Las fotografías y vídeos de esta irresponsable celebración se volvieron virales en Twitter, con miles de personas criticando tanto a los novios como a los organizadores el evento y a sus invitados, acusándolos de causar un grave daño a la comunidad y de entorpecer todos los esfuerzos hechos para detener los contagios.

@oraleia

Días después de que se diera a conocer esta boda realizada en plena pandemia, el alcalde de San Pedro Garza García, Miguel Treviño de Hoyos, criticó fuertemente el enlace matrimonial, tachándolo como un acto egoísta por parte de los novios y los invitados a la boda, ya que con su irresponsabilidad han saboteado el trabajo que tanto el municipio como los ciudadanos han hecho para controlar la pandemia de coronavirus, publicó Sopitas.

“Son actos de irresponsabilidad, por lo tanto son actos de falta de solidaridad frente a nuestra población más vulnerable: los adultos mayores. Son actos de falta de solidaridad con las personas que están trabajando en la linea de batalla: enfermeros, policías, chóferes quienes distribuyen alimentos y también falta de solidaridad de aquellos que sobreviven de su trabajo”, mencionó el alcalde en un mensaje emitido el pasado 23 de junio en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, Javier González Alcántara, regidor independiente de dicho municipio de Nuevo León, informó a través de sus historias de Instagram que la boda se realizó sin el permiso del ayuntamiento y además, provocó un brote de coronavirus entre los invitados, por lo que pide a la gente que asistió a la boda que por favor se realice la prueba del COVID-19 y se encierren en casa hasta tener los resultados de la misma.

@oraleia

Mientras existan personas irresponsables e inconsecuentes que sigan llevando sus vidas con normalidad en plena pandemia, vencer al coronavirus será simplemente imposible. Esperemos que esta pareja y todos sus invitados hayan aprendido la lección.

Puede interesarte