Por Josefa Velasco
6 junio, 2020

Esperemos que estas nuevas pistas puedan guiar a la fiscalía para dar con el culpable y entregar algo de paz a los cercanos de estas pequeñas, quienes llevan años en la incertidumbre, la culpa y el dolor.

Todos sabemos que no hay dolor más desgarrador que la pérdida de un hijo/a. Ya que nadie está preparado para ver partir a quienes más amamos, sobre todo si la misma ley de la vida nos convence de que seremos los padres los primeros en emprender ese eterno viaje. Es justamente por eso que el dolor es tan profundo y real, ya que uno cree que jamás deberá vivirlo en carne propia.

Probablemente no exista dolor más hiriente y destrozador, pero sin duda sabemos que hay escenarios aún peores que una trágica muerte. Como los secuestros a menores, donde de un momento a otro, por perderle la vista unos minutos a nuestro hijo, lo perdemos para siempre, donde aún peor que el dolor de una pérdida, debemos vivir con el constante sufrimiento de la incertidumbre, y del no saber donde, con quién y cómo se encuentra nuestro pequeño.

trends-catchers/ Pinterest

Como lo fue el caso de la pequeña Madeleine McCann, donde lo que partió como unas increíbles vacaciones en familia, terminó por ser el peor viaje de sus vidas. Muchos giros se han dado en torno a este caso, y actualmente la fiscalía alemana, tiene un sospechoso en la mira, Christian Brueckner, el cual coincidentemente, vivía en Praia da Luz, cuando la pequeña fue raptada.

@Bild

Hoy la investigación toma un nuevo rumbo luego de que se percataran de los posibles vínculos existentes en el caso de la pequeña Madeleine e Inga Gehricke, una niña de 5 años que desapareció 8 años después del extravío de McCann en 2015, en Diakoniewerk Wilhelmshof en Sajonia-Anhalt durante una excursión familiar, los testigos dicen que la pequeña fue a buscar madera para hacer una fogata y nunca regresó.

@PA

Esto ocurrió justamente a 77 kilómetros de donde vivía actualmente Christian Brueckner, el sospechoso de origen alemán que investigan en el caso de la pequeña británica.

En febrero de 2016, más de 100 oficiales llegaron a la ex fábrica de cajas intentando dar con el cuerpo de alguna de sus víctimas, pero luego de cavar en gran parte del lugar, lograron dar con un dispositivo USB escondido debajo de un montón de huesos de animal, el cual contenía imágenes de abuso infantil de Brueckner.

@PeterGercke

Además se revelaron nuevos antecedentes sobre el sospechoso, donde se logró perfilar aún mejor sus conductas sociópata. Entre ellas el abuso sexual a una mujer de 72 años en Praia da Luz, justo 18 meses antes de la desaparición de McCann.

Por otro lado se reveló una conversación online que tuvo el sospechoso con un conocido, Christian Brueckner le manifestaba a su amigo, que tenía el deseo de “capturar algo pequeño y usarlo por unos días” al obtener como respuesta que esa era una hazaña peligrosa, el acusado respondió “Bha, no si eliminas la evidencia”.

@PA

Con el sospechoso tras las rejas por cargos de tráfico de drogas, robo y violencia sexual, la policía volverá a la ex fábrica de cajas con el fin de dar con las pistas que los lleven hasta los cuerpos de sus víctimas, ya que según la fiscalía alemana, las posibilidades de encontrar a las niñas con vida es casi nula.

Esperemos puedan encontrar nuevas pistas y logren dar con la verdad. Para así, de una vez por todas darle a sus familiares un cierre a esta macabra película de terror, que han tenido que vivir en carne propia durante muchos años.

Puede interesarte