Por Catalina Yob
27 diciembre, 2016

En la mañana del 24 de diciembre, vecinos del local en donde recogía su alimento diario se dieron cuenta de que algo andaba mal cuando no apareció como de costumbre.

Tres años pasaron desde el día en que Ludvik Dolezal decidió dejar su vida atrás para mudarse a una granja deshabitada, ubicada en la localidad de Skrivany, al norte de la República Checa. Tenía 60 años y padecía un trastorno psicológico el cual lo forzaba a quemar todo lo que llegaba a sus manos. Neumáticos, plásticos, madera y colchones eran parte de los residuos que encendía diariamente para así conseguir cenizas tibias en donde poder recostarse, las que también, teñían irreversiblemente sus prendas, piel y pelo. 

Según manifestaron los residentes de Skrivany, los bomberos del lugar debían acudir de forma constante y así evitar que las llamas provocaran incendios de mayor magnitud.

Mirror.co.uk

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre vivía de ayuda estatal la cual se traducía en cerca de 100 dólares, los que eran entregados por el gobierno de su país a una tienda de víveres cercanas, la cual era la encargada de preparar y entregarle un paquete de comida diaria para poder sobrevivir. Esto por el miedo a que quemara todo el dinero.

Pero todo cambió cuando en la mañana del 24 de diciembre, Dolezal no acudió al local, lo que alarmó a vecinos de la localidad y al propio alcalde, quien tras ser alertado envió a trabajadores de la salud para que chequearan el estado del hombre a quien el pueblo conocía como “el hombre más sucio de Europa”.

Al llegar al precario hogar, autoridades pudieron constatar que Dolezal había fallecido en sus aclamadas cenizas, en su granja y completamente solo.

Daily Mail

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según reportó el Daily Mail, el vocero de la policía nacional, Lenka Buryskova expresó que tras el repentino deceso se realizará una autopsia para determinar las causas que provocaron la muerte de Mr. Dolezal, aún cuando aclaró que no existen situaciones sospechosas sobre su muerte.

En 2012, “el hombre más sucio de Europa” manifestó en un vídeo que en primera instancia, se había mudado a la casa en donde falleció, debido a que se reuniría con su cuñado que recientemente había salido de la cárcel, en donde cumplió una corta condena.

Además, dijo que a pesar de haber tenido ocho hermanos y hermanas, había perdido el contacto con ellos hace mucho tiempo. 

Los videos están en checo, pero de todas maneras muestran las condiciones en las que vivía…

Puede interesarte