Por Constanza Suárez
24 junio, 2022

Hace más de 20 años que está en la isla, sin una pista de la vida moderna.

Quién no ha soñado con desaparecer un día de la agitada vida de la ciudad y correr al campo, a la playa o a una isla desierta, donde no tengas que lidiar con los problemas, nunca más. Me atrevería a decir que todos.

Por triste que suene, la mayoría de estas ideas quedan en el mundo de los deseos. Nadie se atrevería a realmente dejar TODO y escapar. Pero un hombre australiano juntó todas esas ganas y lo concretó: se fue a vivir a una isla desierta hace más 20 años.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

David Glasheen, era un hombre multimillonario en los años 80 y que tenía una vida llena de lujos en Sidney junto a su familia. Era corredor y su fortuna alcanzaba cerca de los 30 millones de dólares.

En 1987 el “lunes negro” desplomó los mercados de todo el mundo, provocando un desastre. Ese día, David perdió unos 7 millones de dólares. Y luego, toda su fortuna.

Docastaway Desert Island Experiences / YouTube

Luego de separarse de su esposa, conoció a una mujer de Zimbawe, que se volvió su novia y le propuso vivir en una isla lejos de la ciudad. Una gran oportunidad para alguien que ya no tenía nada. A Glasheen le gustó la idea, comenzó a investigar y  se enteró que era posible alquilar una porción de tierra en una isla al norte de Australia. Alquiló entonces un tercio de la superficie de la isla.

Docastaway Desert Island Experiences / YouTube

Te preguntarás cómo es vivir en un lugar como ese. Bueno, lo primero que hay que saber -y es algo obvio- es que es una vida sin comodidades, pero las cosas básicas están cubiertas. No habla con nadie, ya que su novia e hijo no soportaron y se devolvieron a la ciudad, por lo que a veces se siente solitario. Pero David asegura que se siente más que bien con su decisión.

Docastaway Desert Island Experiences / YouTube

Los únicos visitantes que pasan por Restoration Island, son navegantes y algunos aventureros. Está en peligro constante porque está rodeado de cocodrilos, tiburones y arañas.  Sin embargo expresa que: “Quiero morir aquí. ¿Dónde más podría hacerlo? Es mi paraíso en la tierra”.

Solo tiene la compañía de su perrita Polly y antes estuvo con un perro llamado Quasi, el cual murió víctima de una serpiente. 

Docastaway Desert Island Experiences / YouTube

“He aprendido mucho. Ahora valoro lo que es importante: la honestidad y el respeto”, confiesa.

Docastaway Desert Island Experiences / YouTube

 

Puede interesarte