Por Catalina Yob
25 April, 2018

Y la violencia al interior de la pareja no sólo afecta a las mujeres.

Un llamado anónimo los condujo hasta un domicilio ubicado en Londres. Al llegar, personal policial se encontró con la aterradora imagen que puso de manifiesto la razón por la que muchas personas maltratadas se ven imposibilitadas a dejar a sus parejas: el miedo. En la escalera principal del domicilio de dos pisos yacía una decena de cuchillos enterrados en la orilla de cada escalón con el propósito de inhabilitar el escape de la mujer. 

Junto a las armas blancas, se encontraba una serie de mensajes, amenazas explícitas, que ponían de manifiesto las consecuencias que tendría que afrontar si decidía llevar a cabo una huída. “Si tratas de irte, te lastimaré”, “Si tratas de huir por estas escaleras, te apuñalaré “, eran algunos de los mensajes inscritos en los pequeños pedazos de papel de color que habían sido embestidos por el filo de los cuchillos por parte del hombre y actual pareja de la víctima, quien durante años utilizó la amenaza de muerte para mantener a su novia junto a él. 

¿Por qué no huye?, ¿Por qué no se va?, son algunas de las preguntas que la mayoría suele hacerse ante una relación marcada por la violencia física, emocional o sexual. Pese a que desde fuera el escape parece ser la mejor solución, en muchas ocasiones las víctimas son amenazadas con su propia vida, hecho que permite que el silencio se perpetúe hasta desencadenar un final trágico e irremediable.

Una fotografía publicada por el inspector Rowlands, del cuerpo policial de Londres, respondió a todas aquellas personas que siguen preguntándose cómo las víctimas pueden permitir la vulneración de sus derechos, de su libertad. Un hombre mantenía a su novia bajo amenaza constante, la cual en la práctica se traducía en intentos de apuñarla, hasta dejarla sin vida.

Inspector Rowlands

¿Por qué no se va?

El Censo de Femicidios en Inglaterra reveló que las mujeres, por sobre los hombres, corren mayor riesgo cuando intentan librarse de una relación abusiva, permitiendo que el abuso doméstico se convierta en una prisión invisible. De acuerdo a las estadísticas, el 76% de las mujeres asesinadas por su ex pareja entre 2009 y 2015 fueron asesinadas durante el primer año posterior al inicio de la relación. 

Ejercer control en su vida privada, infidelidad reiterada, indiferencia, prohibiciones, vigilancia y chantaje son sólo algunas de las formas en la que la violencia puede manifestarse al interior de una relación amorosa. El miedo es el factor que detona que las víctimas opten por el silencio, un silencio que incluso puede prolongarse durante todo el tiempo que dure un noviazgo o un matrimonio.

El Mundo

La Encuesta Nacional de Violencia en las Relaciones de Noviazgo del Instituto Mexicano de la Juventud en 2017, reveló que un 78,5% de los jóvenes encuestados, entre 15 y 24 de edad, declaró haber sido víctima de violencia emocional al interior de su relación por parte de su pareja, mientras que un 13,2 admitió ser objeto de violencia física. 

Por otro lado, uno de los mayores riesgos que se produce cuando la violencia se apodera del curso de una relación es que ésta tiende a ser imperceptible a los ojos de las víctimas, quienes suelen confundir hechos de violencia con sentirse parte de algo. Esto conlleva a una dependencia emocional que permite que una persona prefiera ser maltratada a estar sola.

La violencia no sólo afecta a las mujeres

Los resultados de la encuesta realizada por el Instituto Mexicano de la Juventud no sólo arrojaron los altos índices de violencia que coexisten junto a parejas jóvenes, sino que de la misma reveló que fue la población masculina la que admitió, en mayor cantidad, ser víctimas de violencia física, emocional y sexual. 

ENDIREH

A raíz del fatídico estereotipo que vincula al hombre con un ser prácticamente omnipotente, éste tiende a callar ante las vejaciones de las que es objeto por parte de su pareja. Pareciera que admitir la violencia lo convierte en menos macho. En Chile y de acuerdo al área de Prevención y Protección de la Familia de Carabineros, más de 17 mil hombres fueron víctimas de violencia durante el año 2014.

En conversación con BioBio, la jefa de dicha área, general Marcia Raimann, las cifras responden a una sociedad que ha mutado desde el patriarcado hasta el matriarcado. Antiguamente el hombre era el único encargado de la mantención y protección del hogar, hecho que ha sufrido inconmensurables modificaciones a través de los años gracias a que la mujer ha adquirido fuerza laboral y económica.

“La mujer también está saliendo y entrega aportes, por lo tanto el hombre se ve disminuido en su autoestima porque ya tiene como un patrón aprendido de que el aporte económico y que el proveedor era él. La mujer comienza a tener poder sobre la familia y lo comienza a opacar (al hombre) sutilmente, luego psicológicamente y después empiezan las situaciones más físicas”.

Puede interesarte