Por Andrés Cortés
6 marzo, 2018

“Estaba al borde de la muerte”, recuerda la joven que por revistas de moda y sus amigas comenzó a consumir sólo 200 calorías al día.

La anorexia es un grabe problema que afecta a gran parte de la población, principalmente femenina, y buscar una solución o entregar ayuda a las personas que lo padecen resulta aún más problemático. Así fue para Leana Dennis, de 19 años quien pesaba 63 kilos y luego llegó hasta los 38 kilos debido a que su problema empeoró.

Así es como lucía Leana cuando tenía un peso regular. Incluso algo bajo para su estatura de 1,80 mts, pero regular al fin y al cabo.

Mercury Press & Media

Pero luego de pasar horas frente al espejo y viendo revistas de moda, comenzó a cambiar. Lo que más le afectó fue el ingreso a su primer año de universidad, en donde obtuvo este aspecto:

Mercury Press & Media

De acuerdo al medio británico Daily Mail, la joven presentaba problemas de alimentación desde los 14 años. Edad en la cual todos sabemos que la juventud incide en muchos de nuestros cambios físicos y psicológicos.

Pero cuando entró al primer año de universidad, su problema escaló a niveles impensados. Uno de los principales motivos con el que la joven justificó su pérdida de peso es que le molestaba su “cuerpo masculino” debido a su altura. Pero vamos, que no hay motivo suficiente para bajar de 63 kilos a 38.

Mercury Press & Media

Nosotros también somos culpables, en parte, de su pérdida de peso. La joven cuenta que otro de los motivos por lo que comenzó a perder peso fue por sus amigas y modelos de revista que enseñaban un cuerpo “perfecto”. Es por esto que a sus 17 años comenzó a restringir sus alimentos y diariamente solo consumía 200 calorías, nada más.

“Cuando me fui a la universidad, quería cambiar mi aspecto, quería cambiar la forma en que la gente me percibía.

Mi peso bajó tanto que me dolía el cuerpo por completo. Mis labios se volvieron azules porque no tenía suficiente grasa para mantener el calor”.

-Leana Dennis.

Mercury Press & Media

La joven también recalcó la importancia de los medios de comunicación, así como las redes sociales que imponen un perfil de mujer “perfecta, delgada y feliz”. “Los medios tuvieron un gran impacto, vi fotos de modelos flacas y bonitas en las revistas y sentí que tenía que ser como ellas“, recuerda Leana.

Cuando la joven llegó a pesar 38 kilos, decidió dar un descanso a los estudios y regresó a casa. Fue allí donde su madre Wendy Dennis de 51 años se sorprendió al ver el estado de su hija en donde rápidamente la llevaron a un doctor. El diagnóstico estaba claro: anorexia. En diciembre del 2016 la joven ingresó al hospital.

A pesar de que los hábitos alimenticios de Leana estaban siendo controlados, la joven intentaba realizar ejercicio en cualquier momento para quemar las calorías que adquiría. Luego de 7 meses de trabajo continuo, la actitud de la joven comenzó a mejorar.

Mercury Press & Media

Pero si principal cambio llegó luego de que comenzó a trabajar en una tienda de ropa llamada New Look. Allí comprendió finalmente que las personas tienen distintos tamaños y formas, “que todos son hermosos, independiente de como se vean“.

Y hoy, finalmente, ha recuperado su peso ideal y piensa mantenerlo por mucho tiempo.

Mercury Press & Media

Nos alegramos que sea así Leana. Y esperamos que cualquier joven que se enfrente en esta situación tenga el valor suficiente para combatir esta terrible enfermedad que podría llevar a la muerte.

Puede interesarte