Por Catalina Yob
16 febrero, 2017

“No podemos más que estar agradecidos con este señor, ha sido como un ángel que ha ido en este autobús”.

Dicen que no todos los héroes usan capas y que no todos los ángeles llevan alas. Este es un claro ejemplo de que la verdadera solidaridad existe, que realmente hay personas que son capaces de anteponer a los demás y privilegiar la vida de otros, antes que la suya. A pesar de que vivamos en un mundo egoísta y cada vez más individualista, son estos casos los que logran remecernos por completo y nos entregan una luz de esperando.

El 14 de febrero en la ciudad de Sevilla en España, Manuel un conductor de 46 años de edad sufrió de un infarto fulminante mientras conducía un autobús, en donde estaban alrededor de 8 niños con discapacidad y movilidad reducida.

ABC Sevilla

No puedo llegar a imaginar el dolor que sintió este hombre mientras conducía una gran máquina en la que yacían 8 niños pequeños. Pero a pesar de que la muerte lo encontró mientras manejaba la vida de 8 niños, Manuel logró salir de la vía de forma controlada y así evitar que alguno de ellos sufriera lesiones o simplemente, muriera a causa del impacto.

Los niños lograron burlar al destino gracias a este héroe, y salir completamente sanos y salvos del hecho que podría haber sido un grave accidente. Pero no ocurrió lo mismo con Manuel, quien tras sentir cómo el fulminante infarto se apoderaba de su vida, informó al monitor del bus que pudo hacerse cargo antes de que fuera demasiado tarde, mientras él fallecía lentamente en el asiento del piloto.

ABC Sevilla

A pesar de que una ambulancia llegó hasta el lugar para realizarse 50 minutos de reanimación cardiopulmonar, los asistentes de la salud no pudieron hacer nada para salvar su vida. 

Según consigno ABC de Sevilla, uno de los únicos heridos fue un niño de 8 años, quien resultó con heridas leves tras golpearse con un asiento. Otros sólo resultaron con contusiones y cortes menores. 

Antena3 / Sitio del suceso

Uno de los funcionarios de la escuela a la que pertenecen los 8 niños que fueron salvados gracias a este ángel que no lo pensó dos veces antes de salvar sus vidas, antes que la suya, mencionó que gracias a su buena fe, se pudieron salvar 8 vidas inocentes.

“No podemos más que estar agradecidos con este señor, ha sido como un ángel que ha ido en este autobús. Gracias a él, a su pericia, a su buena fe, a conseguido que el daño haya sido mínimo”, comentó una autoridad del centro educacional.

No me cabe duda alguna que las familias de los 8 niños que iban a bordo siempre recordarán al ángel que permitió que estos chicos tuvieran un futuro. Descansa en paz Manuel. 

Puede interesarte