Con argumentos, carácter y personalidad, Rocío defendió a su compañera, que estaba siendo discriminada por tener dos padres. Su vídeo ha sido visto 23 millones de veces.

Gente Maravillosa es un popular programa español emitido por Canal Sur TV. Trata, a grandes rasgos, sobre crear situaciones ficticias en las que personas reales se inmiscuyen y defienden a alguien desvalido. Ha llegado a ganar reconocimiento social por ser un segmento que busca dar visibilidad a quienes tengan un sentido de justicia desarrollado, eso dio espacio para que crearan su versión infantil, que asombró a muchos teleespectadores por la capacidad oratoria y defensora de algunos pequeños.

Una academia de baile

En su determinación por los experimentos sociales, los productores de Gente Maravillosa decidieron meter una cámara oculta a una academia de baile. Junto con la cámara, infiltraron también a dos pequeñas actrices. Es un grupo pequeño, no más de seis o siete niños que se paran frente a la profesora a esperar instrucciones.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

La mayoría de los niños no lo saben, pero una de las pequeñas es una actriz en una situación un tanto irregular para muchas familias tradicionales: ella tiene dos padres. La profesora de la academia pedirá que se hagan grupos de a dos para un ejercicio. La pequeña que se cría en una familia homoparental hará pareja con otra muchacha que fue puesta en la clase por la producción del programa. y el objetivo de su personaje es ser una niña homofóbica.

Todo marcha con normalidad en un principio. Los participantes de la academia se disponen a realizar el ejercicio que pidió la profesora, y un pequeño evento lo interrumpe. Los padres de la pequeña se han olvidado de entregarle la merienda cuando la dejaron en la puerta, y regresan con ella para dársela. La niña los abraza y se despide. La pareja cruza un par de palabras con la instructora. Todo fluye en orden. Se retoman las tareas, y la profesora abandona el salón por un momento.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

Entonces, se pone en marcha el plan de Gente Maravillosa para saber si alguno de esos pequeños sería capaz de ayudar a una niña discriminada por tener dos padres. Apenas se quedan solos, la otra niña contratada por la producción decide preguntarle quiénes son esos hombres que han venido. Mientras habla, realiza escuetamente sus ejercicios. La otra pequeña responde que son sus padres, lo que genera incredulidad en su compañera. Ante esto, todos los niños se quedan pasmados. Dejan de realizar las coreografías y se quedan mirando la discusión.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

La chica que fue puesta por el programa para atacar a la otra hace preguntas bastante hirientes: si acaso no tiene madre, o si tal vez esta se murió hace ya algún tiempo. La otra muchacha actúa una incomodidad bastante efectiva, con una mano en la cintura, otra en el pecho, y una curvatura abierta entre sus pies, no logra responder a esas preguntas cuando otra pequeña, una llamada Rocío, que no tiene nada que ver con la producción del programa, irrumpe en la conversación.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

“¿Y qué pasa si ella tiene dos padres?”

Rocío es más baja que la muchacha que fue puesta ahí para intimidar. Es rubia, regordeta, y aborda la situación sin una sola pizca de timidez. Se pone en medio de las dos y, mirando a la cara a la matona, le pregunta “¿Y qué pasa si ella tiene dos padres?”. La muchacha hace como si no la escuchase, intenta esquivarla con la mirada y volver a dirigirse a la otra para decirle que, entonces, no tiene familia. Esto molesta más a Rocío, y le vuelve a preguntar que cuál es el problema con que ella tenga dos padres. Una pequeña con síndrome de down intenta sacar a Rocío de la discusión, pero ella no hace caso. La muchacha abusiva por fin nota la presencia de Rocío, y le pregunta si acaso para ella es normal que tenga dos padres. Ella responde con otra pregunta: ¿A ti te importa algo que ella tenga dos padres?”.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

En un salón fuera de cámaras, mujeres de la producción le dicen a la muchacha contratada qué es lo que tiene que decir. Le envían la instrucción de replicar que eso “no es una familia”, a lo que Rocío responde que sí es una familia. La discusión se enfrasca en los términos tradicionales de familia. La pequeña contratada por el canal asegura que una familia son un padre y una madre; sin embargo, Rocío difiere: su concepto de familia está más abierto. Para ella, puede ser cualquier núcleo en el que el amor funcione como un motor primario.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

La otra pequeña se ve acorralada. Le llega a su auricular la instrucción de decir que no quiere bailar con una niña “tan rara”. Esto molesta a Rocío, pero sin sacarla de sus cabales, responde con determinación. Mirándola a los ojos, y subiendo el tono, dice “¡Pues se viene conmigo!”, y le asegura que su compañera no es ningún bicho raro.

Rocío le dirige la mirada a su compañera que estaba siendo amedrentada, y le dice que se vaya con ella. Sin decirle nada a la abusiva, le da la espalda, y se dirigen a un costado del salón para continuar con los ejercicios que estaban haciendo. La niña cómplice de la producción se ve un poco más atrapada y menos resuelta que antes. Ahora, buscando provocar a Rocío, dice cosas como que no quiere que sus padres compartan en el público con los padres de la otra niña, y que hará todo lo posible porque la echen. Rocío no tiene ánimos de seguir aguantando. La provocación funciona, pero ella solo le dice que ella no lo va a permitir. Ahí es donde termina la conversación para ella. Rocío vuelve a darle la espalda.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

“¿A ti no te importa que yo tenga dos papás?”

Entonces, la muchacha que estaba siendo molestada se dirige a Rocío. Le pregunta si acaso no le interesa que ella tenga dos padres. Ella, muy seria, responde que no, y que aunque no conozca a nadie que tenga dos papás, le importa “un huevo todo”. La otra pequeña continúa con la provocación, que ya comienza a carecer de sentido. Con el estilo clásico del matonaje escolar, la niña asegura que para ella eso no es una familia. Rocío se ve desesperada, y se lleva a su nueva compañera del brazo. La otra las sigue y apela a la incapacidad de defenderse de la hija de los dos hombres. Rocío asegura que no tiene problemas con defenderla, y que no le interesa que a su compañera no le parezca.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

Regresa la maestra

Entonces, la maestra regresa al aula. Asegura que escuchó gritos y pregunta si acaso no las puede dejar solas un momento. Rocío le dice que una de sus compañeras se está comportando de forma abusiva con otra porque tiene dos padres. Cuando la maestra le pregunta que cómo se siente con eso, Rocío asegura que no le gusta. Y, finalmente, se quiebra. Rompiendo en llanto, asegura que no le gusta que le digan eso a una persona. Entonces, la profesora revela el experimento.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

Sin tomar el peso de la televisión, y llorando aún más fuerte, Rocío continúa molesta por su impotencia. Llegan los aplausos. Todos se centran en la pequeña heroína del día.

Hacia el final del vídeo, una breve entrevista a Rocío revela que la pequeña con síndrome de down que la intentó sacar de la discusión hace un rato es su hermana, y que ella ha tenido que defenderla en varias ocasiones porque la gente “se mete con ella”.

Youtube/Gente Maravillosa TV en Canal Sur

La potencia del viral

El experimento social ya suma más de 200 mil reproducciones en Youtube. Pero la expansión del vídeo no explotó sino hasta que una usuaria de Facebook lo subió a su cuenta, y el vídeo logró reunir más de 23 millones de reproducciones y 120.000 me gusta.

Por supuesto que han habido algunos usuarios que se manifiestan en contra de la reacción de la pequeña. Aseguran que está “adoctrinada” y que no es sano defender actitudes desviadas como la de adoptar niños siendo parte de una pareja homosexual. Afortunadamente, la mayoría están con ella. Aplauden el gesto de la defensa, y hacen un llamado al respeto a las parejas de todo tipo, y a los niños que están siendo criados por ellas.

Shutterstock

Derribar mitos

Para muchas personas, la adopción homoparental no puede representar una opción viable en la sociedad. Viejos mitos que se han enraizado en el relato social rodean la situación: cosas como que los niños tendrán daño psicológico, sufrirán bullying o verán su identidad alterada, suelen ser los argumentos que dan los más conservadores en su concepto de familia.

Sin embargo, es importante resaltar que estas creencias no tienen fundamentos empíricos. Según un estudio realizado por Goldberg y por la APA en el 2005, los niños criados por parejas del mismo sexo presentan la misma estructura mental, misma afectividad y habilidades sociales que los niños criados por heterosexuales. Es más, en las conclusiones del estudio, se apuntaba que no era posible identificar a unos niños de otros. También presentaban el mismo rendimiento académico. Lo mismo ocurría con el bullying o el acoso escolar por la orientación sexual de los padres. El estudio apunta que, el verdadero enemigo y real elemento a combatir, es el acoso contra niños y niñas homosexuales o bisexuales.

Pixabay

Por último, también es un hecho que los hijos de parejas del mismo sexo no están confundidos sobre su género ni su rol. Según estudios de 1995, 1996 y 1997 por los científicos Bailey, Bobrow, Wolfe, Mikach, Golombok y Tasker, un 90% de los niños criados en familias homoparentales es heterosexual. Pues, a estas alturas, ya es casi un hecho que la orientación sexual no funciona mediante patrones aprendidos de padres o madres, sino a partir de elementos más complejos que aun no han logrado ser plenamente identificados.

Puede interesarte