Por Pamela Silva
23 octubre, 2018

Richard Madden (Robb Stark) es el protagonista de esta serie que está destinada a convertirse en tu próxima obsesión.

Es muy posible que ya hayas terminado The haunting of hill house y tengas ese vacío en el corazón que uno siente cada vez que termina una serie muy buena, pero no desesperes porque siempre hay una forma de solucionar eso: con otra serie, por supuesto.

Y no con cualquier serie, sino que con la que posiblemente es una de las mejores del año: Bodyguard, que para su sorpresa, no es estadounidense.

La serie inglesa de BBC One, que es protagonizada por Richard Madden (Robb Stark) y Keeley Hawes, obtuvo los más altos índices de audiencia que ha tenido el canal británico desde 2008: un promedio de 10.4 millones de espectadores.

BBC One

Eso, amigos, es mucha gente. Demasiada gente. Incluso es mucha gente para una serie estadounidense.

Y esa maravillosa serie que deslumbró a los británicos llega hoy mismo a Netflix a nivel mundial, para que todos podamos disfrutar y entender qué fue lo que cautivó a tantas personas en su país natal.

Trata sobre David Budd, un veterano de guerra que vuelve al servicio como guardaespaldas de la nueva Secretaria de Estado de Asuntos Internos, Julia Montague. Si fuera estadounidense, posiblemente esta sería una serie llena de acción y armas, pero no lo es.

BBC One

No es en la acción dónde está el foco, sino que en las conspiraciones de una mujer que ambiciona poder político y de un hombre que debe proteger a alguien cuyas creencias son completamente opuestas a las de él. Es un thriller político como hace años no se veía, y que hacía falta.

Está creada por Jed Mercurio, quien también estuvo a cargo de Line of Duty -otra gran éxito inglés-. La serie no es amable con nadie: ni con los protagonistas, la audiencia ni su propio gobierno. Y esa es una de las cosas que todos los críticos concuerdan la hace tan exitosa: hace que todos se sientan incómodos en su propia piel y comiencen a cuestionarse ciertas cosas.

BBC One

Además, si siempre fueron fanáticos de Robb Stark podrán ver a Madden en un rol completamente distinto del que lo llevó a la fama y el primero en el que puede lucir a cabalidad su impresionante talento actoral.

Y no sólo él, porque Hawes no le deja el camino fácil para ser la estrella de la serie y aunque puede que la odiemos, nadie puede negar que su trabajo en la serie es impecable y hace que la historia no sea una solo de hombres, porque ambos juegan de iguales en Bodyguard -y eso también hacia falta-.

No se la pierdan, ya saben qué hacer el fin de semana.