“Pasé cinco horas en el infierno”, afirma Edwards, a quien el asesino serial y caníbal Dahmer esposó en su departamento y amenazó con que le comería el corazón.

La nueva serie de Netflix “Dahmer – Monster: The Jeffrey Dahmer Story” recuenta la vida del reconocido asesino serial y caníbal Jeffrey Dahmer desde el punto de vista de las víctimas. El lanzamiento de la misma ha creado una seguidilla de situaciones, desde controversias hasta distintos videos y grabaciones reales que resurgen. En ese sentido reapareció un video en específico de Tracy Edwards, el único sobreviviente de Dahmer y quien dio alerta a la policía.

Tracy Edwards

Edwards, quien tenía 31 años al momento de su encuentro con Dahmer, explica: “Estaba boca arriba en el piso de su habiación. Me había puesto esposas en la muñeca izquierda, dejado mi brazo libre bajo mi espalda y presionó un cuchillo de 30 cm en mi entrepierna“. Además también menciona que mientras estuvo atrapado en el departamento pudo ver una cabeza humana en la habitación, manos colgando del clóset y partes humanas en el refrigerador.

Afortunadamente el hombre logró escapar y alertar a la policía, quienes arrestaron al asesino luego de encontrar los restos humanos en su hogar. Dahmer ganó notoriedad en su tiempo por tener de objetivo a hombres gay que buscaba en bares. Allí drogaba a los hombres y cometía atroces actos abusivos de carácter sexual. Tras su segundo asesinato en septiembre de 1987, los homocidios a manos del caníbal comenzaron a ser cada vez más comúnes.

Departamento de Policía de Milwaukee

Edwards afirma que pasó “Cinco horas en el infierno” y la verdad es que no es para menos, pues su relato es realmente escalofriante. Otra de las cosas que menciona es que había un terrible “olor a carne podrida“, pues Dahmer guardaba las partes de sus víctimas en su departamento. También explica que el asesino lo obligó a ver “El exorcista” mientras estaba esposado y sacó un cuerpo humano para pasearlo delante de Edwards. Aquí puedes ver parte del juicio de Tracy Edwards:

 

Todo lo relatado parece sacado directamente de una película de terror, e inclusive peor porque sabemos que la situación es real.