Por Antonio Rosselot
11 June, 2020

La docuserie “Jeffrey Epstein: Filthy Rich” ofrece distintos puntos de vista sobre la muerte del magnate, condenado por graves delitos que involucran a menores de edad. Sin embargo, a menos que haya una investigación acuciosa y detallada, nunca sabremos cómo desapareció de este mundo.

Hace unas semanas, Netflix dio a conocer al mundo parte de la vida y carrera de Jeffrey Epstein, empresario multimillonario que apareció muerto en la cárcel en 2019 mientras esperaba ser juzgado por tráfico de menores y abuso sexual.

Esquire

En la docuserie Jeffrey Epstein: Filthy Rich muestran los pormenores de la muerte del magnate y pederasta, señalando que se habría ahorcado con las sábanas de su litera.

Sin embargo, se empezó a plantear una razonable duda: ¿Cómo era posible que no estuviese bajo vigilancia en todo momento del día? Para sus víctimas, su fallecimiento fue un trago amargo ya que nuevamente se escapó impune, sin pagar condena alguna.

Por lo mismo, al final de la docuserie se exponen algunas teorías sobre este evento a partir de varios testimonios, tanto de las víctimas del empresario como también de expertos y peritos forenses.

Netflix

Te recordamos que hablaremos sin tapujos del final de esta producción, así que si aún no la has visto y quieres mantener el misterio, te recomendamos que lo hagas y después entres a leer este artículo.

1. Suicidio

Revista Vis-a-Vis

De acuerdo al periodista Charles Gasparino, Jeffrey Epstein “se suicidó en la primera oportunidad que tuvo”: el ambiente hostil de la cárcel era un duro golpe de realidad versus las grandes mansiones y departamentos a los que estaba acostumbrado.

Además, su condición de pederasta no le iba a jugar mucho a favor en la cárcel, temiendo por su integridad cada vez que se cruzaba con alguien; simplemente no tenía otra escapatoria.

2. Asesinato

News Syndication

Otras teorías deslizan que Epstein no se suicidó, sino que habría sido asesinado por órdenes de arriba. De acuerdo al forense Cecil Wecht, el suicidio es muy poco probable porque las fracturas del hueso hioides de Epstein, ubicado a la altura de la tercera y cuarta vértebra cervical, no encajan con la mecánica de un ahorcamiento.

Además, no se descarta que haya habido algún arreglín oculto para mandarlo a asesinar y hacer como si pareciera suicidio. Y eso está muy relacionado al siguiente punto.

3. Una red que lo quería callar

Como vimos, la red de contactos del magnate era exclusiva y nutrida de personajes de gran fama, como Donald Trump, el príncipe Andrés de Inglaterra y Bill Clinton, entre otros. De acuerdo a la docuserie todos ellos participaron de fiestas con Epstein y sido invitados a sus varias residencias a nivel mundial, donde seguramente tuvieron contacto con las menores.

Por lo mismo, al caer preso Epstein comenzó a caminar por una cuerda muy floja y no sorprendería que su muerte haya sido por decisión de alguien con mucho que perder si todo salía a la luz.

Netflix

Las víctimas hablan de “chantajes sistemáticos” y de que Epstein “era una pieza muy pequeña en una gran red”. Además de haber protegido todo su patrimonio para que sus víctimas no recibiesen compensaciones económicas, el empresario tenía un sistema de cámaras en todas sus casas, así que registró todas las visitas de los poderosos. Y si hay material comprometedor… quién sabe qué habrá pasado.

Jeffrey Epstein: Asquerosamente Rico está disponible en Netflix desde el 27 de mayo pasado.