Por Valeria Urra
26 septiembre, 2022

Si bien la producción ha sido un éxito total, los familiares de las víctimas no se han mostrado muy contentos con ellos, alegando que este tipo de contenido es una “aberración”.

Gran revuelo ha causado “Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer”, uno de los más recientes lanzamientos de Netflix que tiene como protagonista a Evan Peters y que cuenta la historia del “Caníbal de Milwaukee”, un asesino en serie que terminó con la vida de 17 adultos y niños entre 1978 y 1991.

Si bien la producción está siendo un total éxito, los familiares de las víctimas no se han mostrado muy contentos con ello, ya que ese tipo de contenido, a su juicio, es una aberración, la cual revive continuamente los traumas que este hecho les dejó.

Netflix

“No le digo a nadie qué ver, sé que los medios de comunicación sobre crímenes reales son enormes, pero si realmente tienes curiosidad acerca de las víctimas, mi familia (los Isbell) están enojados con esta serie”, indicó Eric Perry, primo de Errol Lindsey, quien fue víctima de Dahmer.

“Es volver al trauma una y otra vez, ¿y para qué? ¿Cuántas películas/series/documentales necesitamos? Recrear a mi prima teniendo un colapso emocional en la corte frente al hombre que torturó y asesinó a su hermano es SALVAJE”, agregó a través de Twitter.

Netflix

Mencionando además que, a diferencia de lo que muchos pensaban, las empresas que desarrollan este tipo de series no contactan a los familiares de las víctimas en ningún momento. Y que cuando se dice que las producciones se hacen “con respeto a las víctimas”, es totalmente falso.

Desde Tomatazos coinciden con esta opinión, argumentando que Netflix generalmente recibe críticas y señalamientos de insensibilidad ante las víctimas, pero que no se puede hacer mucho al respecto, ya que todo lo hacen dentro de márgenes “legales”.

“Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer”, creada por Ryan Murphy e Ian Brennan, se estrenó el pasado 21 de septiembre a través de la plataforma de streaming y cuenta con 20 capítulos en total.