Por Valeria Urra
24 January, 2023

En el documental “Still: A Michael J. Fox Movie”, el actor habla sobre la gran rabia que sintió tras saber que “no había forma de ganarle al Parkinson”, por lo que se hundió en las drogas y alcohol. Pero gracias al apoyo de su esposa e hijos logró salir adelante.

Desde hace ya varios años sabemos que el querido actor estadounidense, Michael J. Fox, sufre de Parkinson y aunque teníamos en conocimiento algunos detalles sobre cómo ha afrontado esta enfermedad, ahora, y gracias a un nuevo documental, pudimos enterarnos de cómo sobrelleva realmente Fox este diagnóstico.

Se trata específicamente de “Still: A Michael J. Fox Movie”, el cual se estrenó durante el Festival de Cine de Sundance y donde se relata la vida y carrera del actor de 61 años, quien descubrió que tenía Parkinson en 1991 y que, debido al miedo que esto le provocó, decidió ocultarlo por 7 años.

Gtres

Para esto comenzó a tomar pastillas de dopamina, reduciendo así los primeros síntomas de su enfermedad.

“Valor terapéutico, comodidad: ninguna de estas fue la razón por la que tomé estas píldoras. Solo había una razón: esconderme. Me convertí en un virtuoso de la manipulación de la ingesta de drogas para alcanzar el punto máximo exactamente en el momento y el lugar correctos”, comentó.

Sundance Institute

Asimismo, la gran rabia que Fox sintió tras saber que “no había forma de ganarle al Parkinson”, lo hizo ahogarse en el alcohol. “No sabía lo que estaba pasando. No sabía lo que se avecinaba. ¿Y qué si pudiera tomar cuatro copas de vino y tal vez un trago?. Definitivamente era alcohólico”, indicó.

Aunque aseguró que ha pasado “30 años sin beber” y que todo fue gracias al apoyo de su esposa Tracy Pollan, y a sus cuatro hijos, quienes lo ayudaron a estar sobrio. Aún así, los primeros años en abstinencia fueron un gran desafío.

Getty Images

“Tan bajo como me había bajado el alcohol, la abstinencia me bajaría más. Ya no podía escapar de mí mismo”, comentó, ante lo que decidió viajar lo más posible para “alejarse” de su diagnóstico. “No puedes pretender en casa que no tienes Parkinson porque simplemente estás ahí con él. Si estoy afuera en el mundo, trato con otras personas y no saben que lo tengo”, afirmó.

Para Fox, lo peor de tener aquella enfermedad “es la moderación. Lo peor es estar confinado y no poder tener salida… Hay momentos en los que dije: ‘No hay salida de esto'”, agregando que tenía “un dolor intenso” y constante por los espasmos que le produce el Parkinson.

AFP

“La gente a mi alrededor dice: ‘Ten cuidado, ten cuidado’, y yo digo: ‘Esto no tiene nada que ver con tener cuidado. Esto sucede'”, finalizó diciendo en el documental, el cual será lanzado por Apple TV+ este año.