Por Camilo Fernández
23 noviembre, 2017

El 2% de la población mundial desapareció, pero eso es lo que menos importa.

“The Leftovers” no es la mejor serie que se haya hecho. Sería una afirmación que todos se esforzarían en rebatir diciendo que no, que es otra la mejor. Pero “The Leftovers” sí es la más especial que se haya hecho. Eso sí, y estaría dispuesto a discutir días enteros para sostenerlo.

HBO

El show ya acabó. Con tres temporadas, el último capítulo se emitió en junio de 2017. Pero si no la viste, te obligamos a hacerlo. O a intentarlo por lo menos. Con la sinopsis no te vamos a convencer, porque no es un antecedente atractivo, tampoco que uno de los creadores sea Damon Lindelof, el que estuvo detrás de la mítica “Lost”.

HBO

La serie está ambientada 3 años después de que el 2% de toda la población mundial haya desaparecido de la nada, sin dejar ninguna pista ni rastro. Simplemente, en un momento determinado, desaparecieron. Autos sin choferes chocaron, bebés recién nacidos ya no estaban en sus coches, la persona con quien estabas teniendo sexo se esfumó. Todo suena muy “Lost”, pero eso es solo una parte grandiosa de esta producción.

Tras la “partida” todo el orden establecido en el mundo cambió. Las religiones tradicionales dejaron de importar, los cultos proliferaron, especialmente la “Remanente Culpable”. Una secta de personas que hicieron voto de silencio, se visten de blanco y fuman. Su labor es obligar a recordar. No dejarán que la gente supere a sus familias y amigos que desaparecieron. La vida es dolorosa.

HBO

Los protagonistas principales de la serie son la familia Garvey. Kevin Garvey es el Jefe de Policía de “Mapleton”. Su mujer, Laurie, se ha unido a la secta. Su hijo, Tommy, se fue de casa y se vincula a un gurú al que llaman “Santo Wayne”, mientras su hija, Jill, está en plena adolescencia lidiando con la partida de su madre y la locura de su padre.

HBO

Como la serie ya finalizó, las ganas de contarles lo espectacular que es con escenas maestras son muchas, pero es mejor sin spoilers. Con esto les resumiremos bastante: importa bastante poco que pasó realmente con ese 2% de la población. Si fueron secuestrados por extraterrestres, si es una conspiración, si es un castigo divino. Incluso, hay cosas mucho más locas que pasarán.

HBO

La ambición de la trama, de lo que sufre cada personaje, es para que la serie se descontrole y haya fracasado. Pero no. Un león arriba de un crucero en donde se realiza una orgía de otra secta, el purgatorio, morir, resucitar, falsos profetas, alucinaciones, todo cobra tanto sentido en este show que, al final, lo único que busca es la comprensión humana a la existencia del sufrimiento. A veces es tan poco lo que entendemos, que estamos dispuesto a aferrarnos a cualquier cosa para sentirnos en paz. También varias cosas mágicas reales pasarán.

HBO

Con lo explicado, suena una historia difícil. Y lo es. La primera temporada hay que darle una gran oportunidad los primeros capítulos, pero si no te engancha es porque no tienes alma y estás en el lado equivocado de la matrix. Es debido a esto mismo que se convirtió en una serie de culto. Es todo lo que “Lost” nos prometió y no nos dio. 

La temporada dos no da más respuestas, sino que más certezas de lo irracional que es lo que está pasando en su mundo. ¿Has parado a pensar si existe Dios o vida después de la muerte? Cada capítulo es un desarrollo permanente a esa angustiosa respuesta. 

La tercera temporada y especialmente los últimos capítulos, la locura y la imaginación ya está desatada con aspectos de ciencia ficción de una factura y naturalidad jamás vista. El final y la explicación a todo (porque sí, en algún momento la hay, aunque no sea la que esperas) es simplemente uno de los mejores finales que he visto en mi vida. Con solo recordarme del último episodio, me dan ganas de llorar.

Por favor, véanla. Si se encuentran o se encontraron perdidos o el existencialismo los atacó por alguna razón, esta va a ser la única serie que los acompañará en ese sentimiento.

“The Leftover” va a ser tu nuevo show favorito.