Por María Gloria Satta
27 octubre, 2015

¿Eras malo hasta los huesos o simplemente un justiciero empedernido?

Puede interesarte