Por Catalina Maldonado
20 abril, 2021

La cantante acusó de “gordofóbica” a una tienda de yogur helado en Los Ángeles, tras sentirse atacada por los productos sin azúcar que tenían antes de llegar a la caja. “No necesito sentirme ‘libre de culpa’ para comer algo”, apuntó.

Como cualquier persona que quiere disfrutar un helado un fin de semana, Demi Lovato se dirigió a una heladería en su ciudad para pasar una agradable tarde. Sin embargo, todo estuvo lejos de ser bueno pues lo que empezó con un simple helado, terminó en una enorme polémica.

Resulta que la cantante de “Dancing With the Devil” criticó sin filtro a la heladería “The Bigg Chill”, por promover las galletas sin azúcar y “otros alimentos dietéticos” antes de comprar un helado con azúcar. 

Instagram @ddlovato

La artista que ha sido defensora del “body positive” y una luchadora en cuanto a trastorno alimenticios, decidió publicar en sus historias de Instagram la forma en que se sintió atacada por esta heladería. 

“Encuentro sumamente complicado pedir yogur helado en The Bigg Chill cuando tengo que pasar al lado de un montón de galletas sin azúcar y otro puñado de productos dietéticos antes de llegar a la caja. Sean mejores que eso”, escribió la artista en una primera historia.

Instagram @ddlovato

Tildando la medida como “intolerable”, la cantante fue más lejos y también publicó unos productos de la heladería publicados en su cuenta de Instagram donde hablaban del término “comer sin culpa”. Ella respondió: “Esto grita ‘cultura de la dieta’ y ni la prensa ni nadie me va a decir lo contrario. No necesito sentirme culpable por comer algo. De esto estaba hablando, esto viene directo de su propia página”.

Instagram @ddlovato

Sin embargo, la heladería no omitió la queja y decidió responder las palabras de Lovato. En primer lugar, justificaron sus productos sin azúcar diciendo que su tienda también están destinados a personas diabéticas, veganas o celíacas. Además, se defendieron diciendo que el post compartido por Demi “era de 2016” y ya “ni si quiera las vendían”.

Pero lejos de satisfacer a Demi, terminaron por molestarla más y la cantante publicó otra declaración: 

“No es solo eso. El servicio fue terrible. Muy grosero. La experiencia fue para mí un desencadenante y horrible. Puedes tener cosas para otra gente y, al tiempo, cuidar del porcentaje de gente que acude a la tienda y a los que les cuesta un esfuerzo diario simplemente el entrar en ella. Podrían encontrar la manera de atender las necesidades de todo el mundo. Incluso las de la gente con desórdenes alimenticios, una de las más peligrosas enfermedades mentales, solo por detrás de la sobredosis de opiáceos. No pongan excusas, simplemente háganlo mejor”. 

—compartió Demi Lovato en su Instagram—.

Instagram @ddlovato

En redes sociales, las opiniones fueron diversas pues hay quienes defendieron a la heladería, diciendo que estaba bien tener distintos modelos de dieta; mientras otros apoyaron a Demi Lovato.

Finalmente Demi Lovato, se disculpó por la polémica a una heladería considerada “una pyme” en la ciudad, pero no deja de pensar que sería mejor dejar en claro que “sus opciones sin azúcar son destinadas a personas diabéticas” y no al hecho de “comer sin culpa”. 

¿Un problema real o quejarse porque si?