Por Luis Aranguren
20 mayo, 2021

Ellas nunca se imaginaron sirviendo a los famosos. Un productor probó las delicias que ellas preparan y de inmediato las incluyó en el catering de su grabación.

Cuando empezamos en un negocio, todos tenemos la esperanza de su crecimiento y que también se haga muy popular entre los compradores. Pero en ocasiones, una pequeña casualidad puede hacer que todo sea más rápido y de pronto todos te reconozcan.

Así le ocurrió a un trío de hermanas, Sarai, Jasmín y Eva González, quienes juntas montaron una churrería en la ciudad de Ribeira.

AP

Desde diciembre montaron este negocio y les estaba yendo muy bien, lo que no se imaginaban es que terminarían haciendo los desayunos de actores como Tito Valverde o Ángela Molina. Todo gracias a que Sarai había trabajado con maquilladora mucho tiempo atrás, primero en Madrid y luego en Galicia.

De pronto un productor decide llamarla, al parecer su número seguía guardado y pudo ver las historias sobre el nuevo emprendimiento y decidió hacer un encargo.

La Voz de Galicia

Por supuesto que ellas aceptaron, pero el pedido era más grande de lo esperado y además, tenían que transportarse al lugar donde se realizaba el rodaje. Fue entonces cuando llevaron todo su material a un cementerio, algo que las asustó pero ahí era la grabación.

Comenzaron a preparar en una carpa asediada por la lluvia sus preciados churros, los cuales serían el postre especial en la fiesta de fin del rodaje.

AP

Al menos 22 litros de chocolates lograron preparar, además de una gran cantidad de churros que serían servidos en ese sabroso desayuno. Lo mejor de todo fue que a los artistas les gustó, personas famosas como Tito Valverde o Ángela Molina se acercaron para felicitarlos por lo delicioso de todo.

“Cuando se iban, venían a saludarnos y a decirnos que les habían encantado”, contó con emoción a La Voz de Galicia estas emprendedoras.

La Voz de Galicia

Una historia inspiradora de cómo un negocio nuevo, pudo llegar hacia los más famosos gracias a que un productor aún tenía el contacto de su vieja maquilladora. Un trabajo que además encantó a todos, es seguro que muchos contratos están por venir en el futuro.

Su emprendimiento tiene mucho futuro y es que nadie puede resistirse a uno deliciosos churros en la mañana, cabe resaltar que en España estos forman partes de su desayuno. No es como para el resto, que puede ser un postre. Es una parte importante de sus vidas y algo que todos deberíamos disfrutar.

La Voz de Galicia

Les deseamos mucho éxito, que sus churros sigan conquistando toda España y después al mundo.