Por Teresa Donoso
30 agosto, 2017

Y no son ni salchichas ni cerveza.

Si bien todos podríamos pensar que la comida favorita de los alemanes son los embutidos, las salchichas o los productos fermentados la verdad es que parece ser que los alemanes han sido conquistados muy efectivamente por la comida extranjera, y en particular, por la Turca. Tal como lo lees, porque según BBC Mundo hay algo de lo que estos ciudadanos europeos no se aburren y eso es el popular y tradicional kebab.

Aquela janta leve… #Kebab

A post shared by Thomas (@thomashp1) on

De seguro tú también lo has probado en tu ciudad, es un alimento que se ha vuelto bastante popular en los últimos años, especialmente debido a su versatilidad y la facilidad con la que puedes llevarlo y comerlo. Pero claramente este nuevo gusto va mucho más allá de lo culinario y representa, de forma bastante exacta, la “prominente influencia cultural y económica de la inmigración turca a la sociedad alemana”.

No por nada están consumiendo dos millones de kebabs diarios en la nación germana.

Se cree que los kebabs llegaron a Alemania hace casi 50 años gracias a la inmigración de dos hombres: Nadir Norman y Mehmet Aygun, dos trabajadores que venían desde la parte sur de Europa y que se instalaron en la Alemania Occidental con esperanzas de impulsar y mejorar la economía de posguerra.

No se sabe exactamente quién de los dos trajo consigo la idea del kebab primero, pero sí sabe la lógica tras su invento: originalmente se vendían platos de arroz, ensalada, carne y pan pita pero como era difícil de llevar para los trabajadores, estos ingeniosos vendedores decidieron poner todo el contenido del plato dentro del pan.

Según BBC Mundo, hoy en día hay cerca de 40.000 tiendas de kebab en toda Alemania.

Así que no, la salchicha no es la reina allá: ha sido definitivamente desplazada por el kebab aunque si te sirve de consuelo, la cerveza sigue tan vigente como siempre.

¿Te hubieras imaginado que su invención había sido tan aleatoria? ¡Todo gracias a un segundo de ingenio!