Por Valeria Urra
29 septiembre, 2022

La joven aseguró que, antes que le dieran una “propina tan baja”, preferiría que los comensales la golpeen en la boca y que le digan que es “fea y estúpida”. “Lo respetaría porque me miraste a los ojos y me enfrentaste”, indicó.

Es sabido que gran parte del sueldo que ganan los meseros, es gracias a las propinas que les entregan los clientes, por lo que usualmente intentan dar un servicio excepcional para que se les “recompense” con una cantidad de dinero más alta.

No obstante, parece ser que recibir solo un 10% es “muy bajo y humillante” para una mesera en Estados Unidos llamada Emma, quien mostró su gran descontento y furia a través de TikTok, luego de una mala experiencia con unos comensales.

TikTok @iheartveggiecorndogs

“Solo quiero que todos sepan que si das una propina del 10%, pero antes de eso dices: ‘Dios mío, muchas gracias, todo fue genial y lo pasamos muy bien’, y me hiciste sentir genial y me llenas de elogios, ¿para luego darme una propina del 10%? Eso es muy grosero, demasiado grosero”, dijo Emma.

Ante lo que continuó diciendo que preferiría que la persona se levante de su mesa, la golpee en la boca y le diga que es fea, estúpida y que había sido el peor servicio que había recibido.

TikTok @iheartveggiecorndogs

“Preferiría mucho más eso y lo respetaría porque me miraste a los ojos como una persona, y me enfrentaste. Pero no, si me dices activamente, ‘Hiciste un gran trabajo’, y luego me das una propina del 10%… quiero pelear contigo”, agregó la molesta joven.

No obstante, las palabras de Emma fueron duramente criticadas en la plataforma, por lo que decidió borrar el video para que dejaran de llamarla “una perra malagradecida”, según sus propias palabras en un video adicional que hizo.

TikTok @iheartveggiecorndogs

“Quería hacerle saber a la gente que creo que no entienden cuán horrible es la industria del servicio después de la pandemia. Antes de eso, iba al trabajo y un 90% de mis mesas me dejaban un 20% de propina. Pero ahora solo ocurre la mitad de las veces. No sé qué cambió”, manifestó.

“La gente es tan grosera y poco empáticos que ahora ya nadie quiere trabajar en esta industria, y son los clientes quienes la arruinaron”, finalizó.