Por Lucas Rodríguez
11 marzo, 2022

Marli Penasso surgió de una situación traumática aprendiendo que la vida tiene más sentido si la ocupamos en ayudar a los demás. Su nuevo establecimiento busca llenar no sus bolsillos, sino que los estómagos de los necesitados.

En los países donde no contamos con sistemas de ayuda social funcionales, no es raro escuchar historias de personas que se vieron sobrepasadas por los gatos y las deudas. Es en estas ocasiones en que ocurre una de las figuras legales más terribles de todas: la quiebra. Todos lo hemos visto en películas o televisión: alguien que ya no cuenta con la capacidad para pagar sus deudas se ve obligada a entregar sus bienes al estado. 

Es una situación muy triste, que puede dejar un profundo trauma en la mente de las personas. Aunque en el caso de Marli Penasso, una mujer de Brasil, es una situación que la ayudó a ordenar sus prioridades.

Thaila Torres

Tras años de administrar una distribuidora que funcionaba con fines de lucro, Marli fue viendo como el negocio fallaba, al punto de que la llevó a la quiebra. Fue en esta situación que su hija encontró un local que se vendía a un precio realmente bajo. Usando su último dinero, Marli invirtió en él. Parecía que todo empezaba nuevamente, pero el pasó por la bancarrota le había enseñado algunas lecciones importantes. 

Thaila Torres

Dándose cuenta que buscar hacer dinero no tenía todo el sentido que ella creía, decidió que enfocaría su nuevo establecimiento en dar ayudas a los demás.

Thaila Torres

Así es como su nuevo restaurante se enfoca en ofrecer todo lo que una persona desee comer, pagando solo un precio de base. Entrevistada por el portal de noticias Campogrande News, Marli explicó su sistema: 

“Me gusta ver a todos satisfechos, solo pido que no haya desperdicio. Solo deben servir lo que van a comer. Dejo a cada uno libre de servir lo que quiera, pero hay que ser sincero. Solo me enojo cuando la persona paga R$ 12,00 y solo sirve mixto. Entonces, ella no compró marmitex, solo compró mezcla y eso no es justo”

–Marli Penasso para Campogrande News

Thaila Torres

Puede que su nueva ocupación no sea particularmente rentable, pero Marli ya aprendió que eso no es lo más importante en la vida. Ahora ella está enfocada en servir a su comunidad, lo que le ha entregado una riqueza que no se puede valorar ni contabilizar en dinero ni monedas.