Por Ignacio Mardones
7 December, 2015

“Uno de ellos se acercó y me dijo: ‘Lauryn, hemos pensado en ti, estás en nuestros corazones'”.

Lauryn estaba en un estado grave de desnutrición. Había dejado de comer y su peso era el que tenía cuando era sólo una niña. La anorexia no la dejaba percibir su cuerpo tal como era, no entendía que sufría una enfermedad; así continuó hasta que las cosas llegaron a un límite. Los compañeros de gimnasio se dieron cuenta de su situación y decidieron hacer algo para ayudarla. Un día se quedaron en el estacionamiento para hablar con ella cuando llegara. Le expresaron sus sentimientos y ella accedió a ir al doctor. Eso le salvó la vida.

httpv://youtu.be/E8OoD_8BAIQ

Si no hubiera sido por el grupo de desconocidos, Lauryn quizás habría muerto…

Captura-de-pantalla-2015-12-04-a-las-17.48.27

Esto demuestra que siempre es mejor actuar en estas situaciones. El dejar a las personas desvalidas “a su propia suerte” puede tener terribles consecuencias.

Captura-de-pantalla-2015-12-04-a-las-17.50.28

¿Qué piensas del gesto de estas personas?