Por Teresa Donoso
11 septiembre, 2015

Si haces ejercicios o quieres perder peso esto te hará ver las cosas de forma diferente.

Todos hemos escuchado innumerables veces las bondades y virtudes de una dieta que contiene niveles adecuados de proteína, sean estos vegetales o animales, sin embargo parece ser que la pregunta no es si es que acaso consumimos suficientes sino que si es que la consumimos en los momentos indicados. Así es,  según un nuevo estudio el consumo de proteína, especialmente si ejercitamos, debiese ser distribuido en tres momentos claves del día y aunque hacerlo de forma diferente no significa que pondrás en riesgo tu salud, hacerlo de esta forma podría darte más de los beneficios que estás buscando.

1. Al desayuno

3874

@ayari14

Según la nutricionista deportiva Krista Austin, lo mejor que puedes hacer luego de haber pasado largas horas sin comer y durmiendo es comenzar nuestro día con un desayuno que contenga proteína, ya que además de darte una mayor sensación de saciedad te ayuda a tener menos antojos durante el día y tener niveles constantes de energía. Los frutos secos y los huevos son una buena opción.


2. Luego de ejercitar

3872

@Josephine_Quijs

Luego de ejercitar nuestro cuerpo necesitará alimento para repararse y aunque los requerimientos dependen del tipo de ejercicio que hayamos realizado, siempre es bueno incluir carbohidratos complejos (granos integrales, frutas y verduras) con proteínas magras. Es importante recordar que el cuerpo tiene un espacio de 30 minutos justo luego de  ejercitar donde asimila los nutrientes de mejor forma.


3. Antes de dormir

3871

@wehearter624

Muchos piensan que comer antes de dormir puede tener efectos negativos, especialmente cuando lo que se busca es perder peso. La verdad es que esto sólo sucede si comemos alimentos poco saludables antes de dormir, ya que escoger granos integrales, verduras, ensalada y proteína magra nos beneficiaría mucho más de lo que pensamos. De hecho, consumir una comida rica en proteína una o dos horas antes de dormir es muy beneficioso, porque ayuda al cuerpo a recuperarse mejor, a almacenar menos tejido adiposo y a tener más energías para seguir ejercitando al día siguiente.

¿Y tú? ¿tienes alguna proteína favorita? Mi debilidad siguen siendo los huevos revueltos y los porotos negros con ensalada.

Puede interesarte