Por Felipe Costa
18 mayo, 2021

La autopsia reveló que el plástico se apoderó de todo el aparato digestivo del animal, causando su inminente y agónica muerte. Según autoridades, el plástico se está convirtiendo en el motivo de muerte más común de las ballenas en los últimos tiempos.

El plástico es sin duda el gran enemigo, no solo del ser humano sino del planeta entero este siglo. Aquel producto inventado por nuestra propia especie se transforma cada vez más en la causante de muerte de cientos de animales marinos, quienes no logran encontrar alimentos y confundidos con la basura, las digieren pensando que es comida. La última gran víctima de este desastre ecológico fue una ballena, cuyo cadáver apareció en las costas francesas y su interior estaba repleto de plástico, informa National Geographic.

itsas_arima

Encontrada por transeúntes en la playa de Messanges, la joven ballena de 5 metros tenía en su estomago 16 kilos de desechos plásticos. Si bien parte de su cadáver ya se encontraba en estado de descomposición, la basura dentro de su cuerpo tardará siglos en degradarse.

Tras su hallazgo, el Observatorio Pelagis e Itsas Arima le realizó una autopsia y determinaron que la causa de muerte fue directamente producto de la intoxicación por el plástico.

itsas_arima

Desde bolsas desechables, hasta vasos y envoltorios de pasta fueron los materiales que más se encontraron en su interior. Lamentablemente y según informan desde el observatorio francés, este tipo de intoxicaciones se están volviendo la causa más común de muertes en ballenas, transformándose el plástico en el depredador silencioso más mortal para estos mamíferos.

Según el coordinador de la red de varamientos de Pelagis, Willy Dabin, en el momento en que el plástico ingresa al organismo de los seres vivos, poco queda por hacer. El material se pega a las paredes intestinales obstruyendo cualquier transporte de nutrientes, luego se va extendiendo a través del cuerpo y finalmente llega una agónica muerte.

itsas_arima

La autopsia reveló también que la ballena sufría una condición parasitaria, y el plástico en sus intestinos impidió el correcto funcionamiento de su sistema inmune, por lo que su organismo se debilitó rápidamente.

itsas_arima

Según las autoridades, en 7 años no habían tenido un caso de ballena varada en las costas de Messanges, lo que es verdaderamente triste al saber las condiciones por las cuales llegó ésta vez una a la playa. Los 16 kilos en el interior de esta mamífera revela que hay un problema aún más profundo que no estamos atendiendo y que es únicamente culpa del negligente trato que el ser humano le ha dado a la naturaleza.

Puede interesarte