Por Lucas Rodríguez
2 marzo, 2022

El pequeño animal salvaje intentaba salir de entre los restos plásticos y cajas. Ya sufría de hipotermia cuando lo encontraron.

Una vieja frase (atribuida en algunos lugares al escritor Victor Hugo) dice que “Dios hizo al gato para que el humano experimente el placer de acariciar a un tigre”. Puede que tenga no poco de humor esta frase, pero sí deja un par de puntos bastante claros. El primero, es que acariciar a un tigre es algo que las personas han deseado desde hace mucho tiempo. El segundo, es que llegar a hacerlo, teniendo en cuenta la fuerza, garras y dientes que tienen estos animales, es una idea realmente mala. 

Unsplash – Imagen Referencial

Hoy en día hemos llevado esto más allá de los deseos de las personas, creando los derechos de los animales. Estos se aplican especialmente a los animales salvajes, no solo para protegernos a nosotros, sino que también para asegurarse de que ellos puedan seguir viviendo en un ambiente adecuado. 

Unsplash – Imagen Referencial

Estos derechos no solo involucran a los grandes depredadores como los tigres, sino que también a criaturas más pequeñas, como por ejemplo, una nutria. Eso es lo que se dejó de lado en un caso de rescate animal que tuvo lugar en el Reino Unido, luego de que personal de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals fuera alertada de una situación poco común: una nutria bebé yacía abandonada en un basurero. 

Unsplash – Imagen Referencial

El pequeño mamífero marino fue encontrado luego de que personas alertaran de que había algo inusual entre las bolsas. Los rescatistas dieron más detalles al diario Express.uk:

“Al parecer, alguien encontró a la pequeña cría de nutria y, como estaba tan fría, pensó que estaba muerta y la tiró a la basura. Más tarde, otro miembro del público notó que se movía y la llevó a un veterinario cercano. Sufría hipotermia debido al frío y hubo que calentarla poco a poco; después se le administraron líquidos y se la alimentó a mano con leche de gatito mezclada con pescado cada dos horas y empezó a recuperarse de su calvario. Decidimos llamarla Eva, ya que fue encontrada en Nochebuena”

–Steph Baines, inspector de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals, para el Express.uk

RSPCA

Debido a que esto es considerado no solo un acto de crueldad animal, sino que también una transgresión a los derechos de los animales salvajes, las autoridades británicas están investigando para encontrar a los culpables. 

RSPCA

La buena noticia es que Eva, la nutria, se pudo recuperar. Se espera que luego de un par de meses de rehabilitación, se la pueda regresar a su hábitat natural.

 

Puede interesarte