Por Lucas Rodríguez
11 marzo, 2022

A su corta edad, caprinos como Dennis o Baby necesitan del calor de su madre para superar el rudo invierno escocés. Puede que no sea un reemplazo, pero las prendas que les tejieron en su nuevo hogar han ayudado bastante.

Puede que los animales no necesiten estar tanto tiempo prendados de sus madres como lo es con las personas, donde los chicos necesitan por lo menos una década de cuiados intensivos hasta ser medianamente autosuficientes (ni hablemos de todo lo que se demoran en ser económicamente autosuficientes), pero aún así muchos de ellos dependen de los cuidados de sus madres para poder llevar a cabo una infancia satisfactoria. 

Es por esto que cuando un animal pierde a su madre en una etapa demasiado temprano de su vida, las consecuencias pueden ser realmente catastróficas.

@KtLeeArrowsmith

Contra esos es lo que han tenido que luchar los cuidadores de cinco cabritas muy pequeñas, todas huérfanas tras haber perdido a sus madres. Todas viven en el Auchingarrich Wildlife Centre, en Escocia, donde se les dan los cuidados necesarios para que puedan llegar a la adultez. 

Parte de las dificultades ha sido mantener tibios a los pequeños y pequeñas, especialmente en las épocas del muy rudo invierno en Escocia.

@KtLeeArrowsmith

Normalmente, sería la madre de estos animalitos quien les prestaría refugio, ayudándolos a pasar las frías noches entre los gruesos pelos de su cuerpo. Debido a su corta edad, los cabritos aún no han desarrollado su pelaje de adultos, lo que los hace muy vulnerables a las inclemencias del tiempo. Para suplir esto, fue que los encargados del Auchingarrich Wildlife Centre se pusieron manos a la obra para solucionar el problema de sus adorables cabritas huérfanas. 

Su solución fue una tan simple, como tierna e incluso, estilosa: diseñar, medir y tejerle unos sweaters de lana hechos a la medida.

@KtLeeArrowsmith

No solo resultó en una solución de lo más efectiva, sino que también le encantó a los bebés. Ellos parecieron haber sido conectados a una energía distinta, ahora que tenían estas llamativas prendas sobre sus cuerpecitos. Además de ello, se convirtieron en un gran atractivo para el ojo: la fotógrafa Katielee Arrowsmith no dudó en retratar a los bebés con sus atractivos sweaters. 

@KtLeeArrowsmith

Los retratos llegaron a salir en medios como Metro, quienes no se aguantaron de poner en sus páginas a estas cabritas que superaron el invierno con el estilo más llamativo de todo Escocia.

Puede interesarte