Por Cristofer García
23 septiembre, 2022

Froggy formó parte de los 4.000 perritos de raza beagle que rescataron de criadero, para luego ser enviados para experimentos. El canino fue adoptado.

Se sabe que son bastantes los esfuerzos que se han hecho para combatir los tratos crueles contra los animales pero lastimosamente son situaciones que siguen sucediendo. Hace unas semanas se conoció el caso de 4.000 perritos de raza beagle que fueron rescatados de un criadero donde serían usados para experimentos.

Esto ocurrió en Virginia, Estados Unidos, donde los caninos por fortuna fueron salvados por varias organizaciones dedicadas a luchar por los derechos de los animales. Entre esos canes estaba Froggy, el cual llegó hasta las instalaciones de la Sociedad Protectora de Animales del condado de Broward.

Sociedad Protectora de Animales del condado de Broward

Desde ese momento han estado acompañando al peludo en su recuperación y recientemente tuvieron un momento muy tierno con el canino, luego de que le regalaran su primer juguete. Por primera vez en su vida el peludo tenía algo con qué jugar y estaba tan emocionado que no volvió a soltar a su juguete después.

“Él llevó su rana de peluche en la boca durante horas mientras gemía de alegría“, contó Susan Leonti, especialista en marketing digital de la organización, en conversación con The Dodo.

Getty

“Cuando los beagles llegaron a nuestro refugio, no tenían nombres, solo números que estaban tatuados en sus oídos. Cuando llegamos a la perrera de Froggy, tenía una rana de peluche en la boca que se negaba a dejar. Nos impresionó tanto su reacción que decidimos ponerle el nombre de su amado juguete”, agregó.

Durante toda su estancia en el refugio ha estado acompañado de su juguete y se ha negado a cambiarlo por otro, a pesar de que le han ofrecido más. Por fortuna este perrito logró ser adoptado por una familia y finalmente encontró un hogar definitivo, como siempre debió tenerlo.

Sociedad Protectora de Animales del condado de Broward

Por su puesto, cuando lo enviaron a su nueva casa también fue acompañado de su rana de juguete, su amigo inseparable.

Puede interesarte