Por Lucas Rodríguez
24 diciembre, 2020

El evento de cacería del “Boxing Day” es el más masivo del año en Inglaterra y sus dominios. La crisis sanitaria forzó a cancelarlo, pero es la consciencia de las personas la que lleve a quizás eliminar esta cruel tradición para siempre.

Una de las cosas más curiosas que ocurren aquí y allá en el mundo, es que países que siempre dan en los primeros lugares de desarrollo (sea económico, social, etc.) mantienen vivas tradiciones que poco o nada tienen que ver con la realidad que ofrecen a sus personas. Esto incluye momentos como los controversiales desfiles belgas, o las tradicionales cacerías de zorros que se llevan a cabo en el Reino Unido. 

Unsplash – imagen referencial

Esta última una costumbre más de las clases acomodadas que del pueblo en general (de ahí el que sigan existiendo en el siglo XXI), las cacerías de zorro es una actividad que para los activistas está repleta de innecesaria crueldad, pero para quienes la practican, es un momento de conectarse con sus raíces.

Unsplash – imagen referencial

La discusión en contra de ella, particularmente la que ocurre en el Boxing Day (un feriado inglés que ocurre después de la Navidad), año tras año a tendido a favorecer a sus practicantes, por sobre sus opositores. Pero este año, los activistas en contra de la caza de zorros se encontraron con un inesperado aliado.

Unsplash – imagen referencial

Como dice el dicho, Los enemigos de tus enemigos, son tus amigos: la crisis sanitaria causada por el COVID-19 causó que las cacerías masivas del Boxing Day fueran canceladas para este año.

mammals.org.uk

En un comunicado oficial, la comunidad de cazadores británica definió así su decisión: 

“La comunidad de cazadores debe tomar la iniciativa en estos tiempos extraordinarios y actuar con respeto y responsabilidad para ayudar a la lucha contra el coronavirus… y para asegurar el bienestar de la comunidad local, que es tan solidaria con nosotros cada año.”

–Comunidad de cazadores del Reino Unido en un comunicado oficial, recogido por The London Economic

Así mismo, un vocero de la comunidad de cazadores de East Kent (una de las más numerosas de la nación), explicó la situación con estas palabras:

“Los maestros obviamente no podían permitir un evento que fomentara grandes reuniones de personas y sería claramente irresponsable. De hecho, la decisión se tomó hace unas semanas porque incluso en la Fase 3, estábamos limitados a seis personas. Los sabuesos siguen siendo sacados para hacer ejercicio regularmente.”

–Comunidad de cazadores del Reino Unido en un comunicado oficial, recogido por The London Economic

Andrew Matthews/PA

Esto sirve para recordarnos que incluso en la peor de las situaciones posibles, algo tiene que salir bien. En muchos casos es lo que menos nos esperamos, pero algo habrá. Los zorritos no pueden estar más agradecidos. 

Puede interesarte