Por Lucas Rodríguez
3 agosto, 2020

Ir a la playa no podía ser exclusivamente algo humano. Pero jugar en el agua y desafiar las olas como unos chicos, eso no sabíamos que también lo hacían los osos.

Tanto por los documentales y programas de televisión de naturaleza, así como las representaciones de las películas y las series, las personas nos hemos hecho una idea bastante acabada de cómo se comportan la gran mayoría de los animales. Especialmente cuando nos referimos a los que viven cerca de nosotros, ya no hay conducta de los perros, gatos y demás mamíferos que nos parezca demasiado fuera de lo que los hemos visto hacer antes. Tiene que ir bastante más allá de lo habitual para sorprendernos, es lo que tratamos de decir. 

@sergey_lyubachenko

Por esto es que ver videos de gatos que gustan de mirar la televisión, o perros que acompañan a sus dueños cuando es hora de cantar una canción, son tan apreciados. Nos muestran un lado de los animales que no estamos del todo preparados para encontrarnos. Ahí nos preguntamos si acaso es una casualidad, o hay efectivamente un mundo completo de conductas bizarras animales del que no estamos al tanto. 

@sergey_lyubachenko

Sea como sea, algo como ver a dos osos bañándose en la playa, de seguro que no es lo que esperamos ver cuando pensamos en estos enormes y magníficos mamíferos.

@sergey_lyubachenko

La mayoría de la gente tiende asociado a los osos de una de dos maneras. La primera, como bestias majestuosas pero peligrosas, que mejor observamos desde lejos porque pueden llegar a herirnos de gravedad sin hacer mucho esfuerzo. O, unos peludos y cariñosos animalitos, siempre atentos a robar canastas de picnic y molestar a los guardabosques (se pueden imaginar cuál bebe de la vida real, y cuál de los dibujos animados de Hannah-Barbera). 

@sergey_lyubachenko

Verlos empujándose, demostrando su fuerza, pero en el contexto de juegos playeros, la verdad es que es algo que nos cuesta clasificar. Los dos osos fueron captados por un Instagramer ruso, en una de las playas de ese gigantesco país. Al parecer lo realizó usando un dron: no nos suena a una actividad para la que recomendaríamos acercarnos. 

@sergey_lyubachenko

El hecho de que todo ocurriera con una hermosa puesta de sol de fondo, solo lo hace más notable.

@sergey_lyubachenko

Lo de si estaban al tanto de la posición del sol en ese momento es debatible, pero sí podemos asegurar a ciencia cierta, que esos osos estaban disfrutando su baño tanto como lo haríamos tú o yo.

Casi dan ganas de unirse a sus juegos… pero luego nos acordamos de esas garras, esos dientes y ese temperamento algo errático. Creo que mejor los vemos por el internet. 

Puede interesarte