Por Antonio Rosselot
15 June, 2020

Los cuatro cazadores admitieron el hecho —ocurrido en un parque nacional de Uganda— y fueron detenidos, estando a la espera de una condena ejemplar o una multa que los dejará con los bolsillos secos. Sin embargo, el daño ya está hecho: el grupo de gorilas que lideraba Rafiki ahora podría desbandarse y terminar de sepultar la industria turística de la zona.

Lamentablemente, la cuarentena y el coronavirus no han sido impedimento para que delincuentes salgan a hacer sus  cuota de daño, en este caso a la naturaleza.

Por culpa de cuatro cazadores furtivos, Uganda se vio obligada a despedir a Rafiki, líder de un grupo de gorilas de montaña en peligro de extinción llamado Nkuringo, muy famoso a nivel mundial, y que está acostumbrado al contacto con humanos.

Uganda Wildlife Authority

De acuerdo a un comunicado de Uganda Wildlife Authority (UWA), los cuatro hombres sospechosos fueron detenidos por haber participado en el asesinato de Rafiki, que fue herido de muerte con un arpón.

Uno de ellos, Byamykama Felix, fue descubierto en un pueblo cercano portando herramientas y materiales de caza. El hombre confesó haber apuñalado al gorila luego de que éste supuestamente “habría cargado” contra él mientras cazaba en el parque con Bampabenda Everist, uno de sus colegas.

softpower.ug

Si ambos son condenados por la muerte de Rafiki bajo la ley de protección de la vida salvaje que se aprobó el año pasado, ambos podrían enfrentar una cadena perpetua o multas que ascienden a los 4,3 millones de libras esterlinas —unos 5,5 millones de dólares—. Es decir, estarían acabados.

La muerte de Rafiki, de 25 años y muy querido por la comunidad, puede significar un cambio importante en el grupo de gorilas, que ahora está descabezado. La falta de una figura que lidere al grupo podría hacer que éste se desorganice más pronto que tarde.

Uganda Wildlife Authority

“La muerte de Rafiki causa mucha inestabilidad en el grupo y hay una posibilidad de que se desintegre. No hay liderazgo en este minuto y, eventualmente, éste podría ser tomado por un gorila salvaje”.

Bashir Hangi, de UWA, a la BBC

Ahora, la manada de gorilas consiste en 3 machos adultos, 8 hembras, 2 juveniles y 3 infantes, que viven en el Bwindi Impenetrable National Park, un parque nacional protegido cerca de la frontera con el Congo. Como mencionamos antes, están acostumbrados a interactuar con seres humanos y turistas, pero dudamos que sea así después de que su líder fuera asesinado por uno de ellos.

Esperamos que se confirme la responsabilidad de los culpables y se les sancione con todo el peso de la ley. No puede ser que estemos en 2020 y sigan pasando estas cosas…

Puede interesarte