Por Luis Aranguren
24 mayo, 2022

Según sus criadores en el santuario, nunca había estado en una piscina antes. Vaya que supo acostumbrarse fácilmente.

Lamentablemente hay muchos animales que la pasan mal en sus vidas, hasta que llega alguien y los rescata, demostrándoles que pueden tener una vida realmente maravillosa. Sin importar su especie, la idea es darles el amor que necesitan y ayudar a que convivan con otros fácilmente.

Justo de esto se encargan en el  Santuario de animales Arthur’s Acres, un espacio seguro para animales que pudieron ser sacados del peligro.

Santuario de animales Arthur’s Acres

En este caso se trata sobre Billie, la cerdita rescatada que nunca había tenido la oportunidad de bañarse en una piscina y mucho menos, tener una propia. Pues en este espacio le obsequiaron una linda cama y además una piscina llena con bastante agua para que pudiera bañarse cuando quiera.

Desde entonces los criadores aseguran que ama ese lugar, que no sale de ahí y siempre que puede se acerca al agua.

“A ella le encanta. Ella pasa sus días junto a la piscina, pastando o comiendo”, dijo Todd Friedman, cuidador de Billie a The Dodo. Según sus estimaciones, la cerdita pasa alrededor de 3 horas al día en el agua y lo que más les encanta a todos, es la reacción de felicidad que tiene.

Santuario de animales Arthur’s Acres

Según cuentan, en su vida anterior vivía en un sótano que se inundaba con frecuencia, donde vivía acompañada de su hermano, Moby.

Tras el rescate, ambos fueron llevados al santuario y al parecer, Billie es la más feliz de estar ahí con su divertida piscina. Pero no siempre fue así, cuando llegó parecía estar enojada siempre y cómo no, después de haber recibido malos tratos.

Santuario de animales Arthur’s Acres

Pero ahora está bien y su cuidador, Friedman está feliz al verla tranquila: “Ella me enseñó mucho sobre el perdón”. Ahora vive una gran vida, llena de tranquilidad, comida y duchas largas en los días calurosos, maravillándose al verse rodeada de tantos animales que como ella tienen una segunda oportunidad.

Esperamos que disfrute mucho de aquellos baños en su piscina, no cabe duda que se merece de esa buena vida tras tanto sufrimiento.

Por otra parte, también deseamos que las personas tengan más conciencia sobre el trato a los animales, son seres maravillosos a los que debemos cuidar.

Puede interesarte