Por Cristofer García
16 June, 2020

Algunos los utilizan para “medicinas chinas”, y despierta preocupación, ya que podría provocar una nueva pandemia en el futuro.

Cada vez son más las investigaciones que alertan que el uso indiscriminado de los animales y sus partes corporales no son una buena idea. Esta vez, especialistas han rechazado el comercio de huesos de leones con fines medicinales, para consumo en vinos y, además, como joyería.

Además de se runa actividad que atenta con la vida de estos felinos, los expertos advirtieron que podría ser perjudicial para la salud. Según reseñó Daily Mail, existen unas 333 granjas en Sudáfrica que crían leones con esta finalidad: ser cazados o sacrificados por sus huesos.

Unsplash

Se trataría de un comercio millonario que va en crecida en China y el sudeste asiático, región donde usan los huesos como medicina tradicional. El principal atractivo son los grandes y exóticos felinos como leones o tigres.

Además, estos animales serían criados en condiciones deplorables. Esa forma lamentable de vivir podría generar enfermedades de transmisión a los humanos. Existe un riesgo por ello.

Unsplash

En un libro de Lord Ashcroft, publicado recientemente por Daily Mail, luego de 8 meses de investigación, reveló cómo crece este negocio en prácticas como: captura de cachorros de leones en Botswana para ingresarlos ilegalmente a Sudáfrica, matan a leones en este mismo país africano e incluso muchos son deshuesados vivos.

Este negocio, además, sería llevado hasta un mercado público en Johannesburgo, donde venden cráneos y pieles de león, junto con pieles de otros animales en peligro de extinción. No obstante, a pesar de la evidencia, las autoridades sudafricanas rechazaron que esto exista y se negaron a profundizar el asunto.

Unsplash

Ashcroft calcula que deben existir unos 12.000 leones criados en cautiverio en Sudáfrica, en comparación con una población salvaje de 3.000. Incluso, en esta práctica cruel los cazadores adinerados pagarían altas cifras para cazar y matar a leones. Por esta cacería furtiva, mueren al año entre 600 y 1.000 leones. Y es que, un esqueleto de león valdría más de 4.000 dólares.

Unsplash

Estas investigaciones alertarían que, tal como sucedió con el COVID-19, se podría desatar otro brote infeccioso que se generara por el consumo o contacto con los leones y sus cadáveres.

Y es que, este animal podría ser el portador de algún virus que salte al humano, como sucede con los coronavirus, así como sucedió con el COVID-19, virus que pasó del murciélago al pangolín y luego al humano, según han arrojado investigaciones.

Durante esta investigación, el doctor Peter Caldwell, encargado de una veterinaria de vida silvestre en Pretoria, Sudáfrica, advirtió que el botulismo, una infección potencialmente mortal que ataca el sistema nervioso, es común en los leones criados en cautiverio debido a la falta de higiene, la cual podría transmitirse al humanos a través de huesos o piel infectados.

“Clostridium botulinum es una bacteria que produce esporas y toxinas, y puede crecer en esa carne y hueso muerto. Los leones mastican esos huesos, obtienen la toxina, y eso puede paralizarlos. Si ese león muere de botulismo, las personas que lo criaron no desperdiciarán ese animal enterrándolo o quemándolo. En cambio, lo pondrán en el comercio de huesos y pieles de león”, dijo Ashcroft.

Cuando el mundo aún no se recuperar del coronavirus, una nueva pandemia podría estar a la vuelta de la esquina, advirtieron los especialistas en esta investigación.

Puede interesarte