Por Lucas Rodríguez
15 julio, 2020

Lo normal es ver ovejeros alemanes, dovermans o labradores junto a las fuerzas del orden.

A la par con su rol como nuestras queridas y leales mascotas, los perros se han hecho su propio camino dentro de muchísimas actividades y ámbitos del quehacer humano. Hay perros lazarillo para los ciegos, perros que ayudan a los niños a leer. Perros para encontrar setas, perros para proteger territorios. Y los que son quizás los más famosos de todos: los perros que asisten a los policías. 

@corgi_police_dog

Sean los cachorros entrenados para detectar drogas en las aduanas, los que guían las persecuciones de sospechosos usando su agudísimo olfato, o los que corren a la par con los policías en las mismas detenciones y vigilancias que ocurren día, los perros se han conseguido una página muy destacada en los anales de la historia de la ley y el orden. 

@corgi_police_dog

Estamos acostumbrados a ver ciertas razas siendo parte de esta labor. En general son perros de mediano tamaño o grandes, equipados de muy buenos olfatos y un destacado valor. Ovejeros alemanes (también conocidos como perros policiales, por una muy buena razón), dovermans, o incluso labradores son los que tendemos a ver con frecuencia. Más raro es ver perros medianos, como los collies. 

@corgi_police_dog

Pero lo que nunca se había visto antes, era ver la raza preferida de la mismísima reina Isabel, patrullando las calles de nada menos que una ciudad rusa. Pero “pelirrojo” no es un corgi como cualquier otro. Él es valiente, leal y lo mejor de todo, un verdadero veterano. 

@corgi_police_dog

Luego de siete años sirviendo lado a lado con su dueña, Pelirrojo fue retirado de la fuerza. Los perros más pequeños como él sufran bastante desgaste de sus articulaciones, por lo que no pueden entrar en la mediana edad de la misma manera que lo haría una raza más atlética.

@corgi_police_dog

No es que a él le importe. Sin importar que se se trate de patrullar las calles y olisquear sospechosos, o dormir de panza al sol y jugar con una pelota, Pelirrojo está feliz. Mientras se encuentre en compañía de su dueña, él lo disfrutará.

@corgi_police_dog

Su proceso para entrar a la fuerza policiaca de Nizhny Novgorod no fue nada fácil. Pero Pelirrojo pudo suplir lo que no tenía de atlético, con voluntad y simpatía. Para nadie fue raro que se hubiera ganado su retiro al igual que el investigador más duro y golpeado por el crimen. Aunque nos gustaría ver a ese hombre duro y recio de panza al sol, jugando con una pelotita. Puedes visitar a Pelirrojo en su Instagram

Puede interesarte