Por Luis Lizama
10 agosto, 2021

Apenas tenía unas semanas de nacida, pero necesitaba ayuda porque sus padres la habían desconocido y abandonado. Recién está descubriendo el mundo.

La ternura de un recién nacido es simplemente inigualable. Ya sea un pequeño bebé humano,  un tierno cachorro perrito, o incluso aquellos más exóticos como las jirafas. Todos ellos llenan nuestro corazón de alegría y vitalidad.

Lo mismo ocurre con esta tierna e inocente recién nacida, que está dando sus primeros pasos en este mundo. Nació hace apenas unas semanas y está descubriendo miles de cosas que la rodean.

La bebé fue grabada por sus cuidadores, tras percatarse de que estaba percatándose de su sombra por primera vez. La miraba con detención y también con ganas de divertirse.

Captura de pantalla (YouTube Network Australia)

Todo ocurrió en el refugio donde vive la bebé, llamado Monarto Safari Park, ubicado el sur de Australia. Nació a principios de mayo y esta es una de sus primeras veces bajo el sol, en compañía es su sombra. 

Al principio llama su atención que aquella silueta negra la siguiera a cada rincón.

La miraba fijamente, analizándola y moviéndose con ella. Después hace unos movimientos a ver si su nueva amiga le sigue el juego.

Captura de pantalla (YouTube Network Australia)

El exótico animal fue rescatado luego de que su familia sufriera algunos problemas, llegando a brazos de sus rescatistas humanos.

“A principios de mayo nació una cría de jirafa de mamá Korongo. Desafortunadamente, las cosas no funcionaron entre mamá y papá, y los cuidadores no vieron ninguna alimentación entre la pareja y decidieron intervenir para ayudar.

Estamos encantados de decir que los cuidadores ahora están alimentando con biberón al joven con éxito y, aunque todavía es temprano, las cosas se ven positivas. Tan bueno, de hecho, que se vio a la becerra de 2,5 semanas tomando un descanso de la alimentación con biberón para ver su sombra”.

–destacó Monarto Safari en sus redes sociales–

Las jirafas son consideradas como una especie con potencial peligro de extinción, por lo que salvar a cada cría y protegerlas es casi una obligación. 

Ellas son un tesoro de nuestro planeta.

Puede interesarte