Por Josefa Velasco
16 junio, 2020

Esta animatrónica criatura pesa, siente e interactúa de igual manera que un delfín. Con la diferencia que no sufrirá al estar encerrado y fuera de su hábitat. Un invento con el que todos ganan.

Probablemente la mayoría de nosotros sueña con poder nadar con delfines y jugar con ellos, tal como lo hemos visto en miles de películas durante nuestra vida. Pero ¿es realmente una necesidad para nosotros? Seguramente no, sin embargo ha sido la misma raza humana la que ha contribuido en la caza y explotación de esta increíble especie, solo con la finalidad de entretener a unas cuantas personas.

Alguna vez te has puesto a pensar en la crueldad que esconde la captura de estas especies, o el sufrimiento de aquellas madres que deben ver cómo roban a sus hijos en frente de sus ojos, sin poder hacer nada al respecto. Seguramente no, ya que cuando piensas en tomarte una foto nadando con estas inteligentes criaturas, lo último que consideras es el dolor por el que tuvo que pasar ese animal para poder satisfacer tus caprichos.

Justamente esta problemática quiso atacar Melanie Langlotz, quien recientemente ha ayudado a construir un delfín robot, el cual se mueve e interactúa igual que estas criaturas, además está hecho a tamaño escala y puede reaccionar a gestos humanos, lo que le da aún más credibilidad y realismo.

Además de presentar una alternativa ética para acabar con la caza de animales silvestres, este proyecto permite acabar con la agonía que deben vivir las madres delfines cuando capturan a sus crías, ya que estas tienen un instinto materno altamente desarrollado, lo que hace que estas pérdidas sean desgarradoras para ellas.

Hace un año se le ofreció a Melanie Langlotz (experta en juego de realidad aumentada) y a su socio Li Wang, que ayudaran a diseñar un acuario en China, que contara con delfines y ballenas vivos en sus tanques, pero ni uno de los dos estaba cómodo con la idea de encerrar a estos animales en cautiverio. Por lo que se les ocurrió la brillante idea de usar delfines robóticos o animatrónicos, y decidieron volver esta idea realidad.

Ecoosfera

Comenzaron a hablar con todo aquel que supiera algo de robótica o animatronics, pero la respuesta fue siempre la misma “es muy difícil”, por lo que durante un largo tiempo no pudieron encontrar a nadie que los ayudara con su problema.

Hasta que aparecieron dos expertos en animatronics de San Francisco, dispuestos a unirse al desafío, Roger Holzberg y Walt Conti, quienes habían trabajado ayudando a crear a los animales robóticos para películas como Star Trek y Jurassic World.

Así nació el primer prototipo de 270 kg, quien a principios de este año estaba listo para ser lanzado al agua. Roger Holzberg quien además fue ex vicepresidente y director creativo de Disney, se refirió a la creación y dijo que este tiene una batería de 10 horas y dura hasta 10 años, pero su verdadera magia está en su aspecto realista,

Katie Todd

“Este delfín pesa, siente y ha sido diseñado para simular todo, desde la estructura esquelética, la interacción muscular con esa estructura esquelética, hasta las vejigas gordas y los depósitos de peso en un delfín nariz de botella adolescente real”.

— Recalcó Roger Holzberg.

Por su parte un grupo de voluntarios que ha estado nadando con este prototipo e intercalando con él, han manifestado su aprobación y han entregado el visto bueno a este robótico mamífero. Las reacciones de estas personas fueron asombrosas según relata Melanie Langlotz.

“La gente simplemente creía que era real hasta que se les dijo que no lo era. Fue absolutamente increíble”.

–Relató Melanie Langlotz.

Entre los voluntarios, había una pequeña con autismo quien se robó la mirada de los creadores, sobre todo la de Holzberg.

“Es lo que ella no dijo, lo que habló más fuerte que lo que dijo. Era una niña no verbal que estaba cautivada, asombrosamente enfocada. Solo puedo expresarlo como puro, abierto, amor con la criatura robótica que estaba delante de ella”.

–Relató Roger Holzberg.

Municipiosoledad

Por otro lado Holzberg agregó que se espera que estos animatronics puedan ser utilizados con fines terapéuticos para tratar trastornos del comportamiento. El experto también señaló que en China los compradores ya están haciendo fila para poder adquirir a estas robóticas criaturas, luego de que el gobierno frenara el comercio de vida silvestre para prevenir el contagio de COVID-19.

Los expertos actualmente están buscando replicar otras criaturas marinas, como las ballenas o tiburones blancos, siendo su objetivo final revisar toda la industria del cautiverio marino.

Esperemos que sigan apareciendo iniciativas como estas, que buscan terminar con el sufrimiento animal y con la caza indiscriminada de nuestra fauna. No olvidemos que si la tierra y su biodiversidad mueren, nosotros también lo haremos.

Puede interesarte