Por Felipe Costa
22 diciembre, 2020

El cachorro se conservó perfectamente desde la Era del Hielo, 57.000 años atrás, y pertenece a una especie extinta de la que no se tenían conocimiento hasta el día de hoy.

Una gran sorpresa se llevó un minero que estaba en búsqueda de oro en Yukón, Canadá, cuando intentando sacar los minerales del cañón de agua del permafrost en el que se encontraba, algo extraño comenzó a derretirse ante sus ojos. No era oro, pero sí algo mucho más preciado desde el punto de vista arqueológico. Era nada menos que el fósil del cachorro de un lobo, muerto hace miles de años.

National Geographic

Era 2016 y Neil Loveless, el minero, se percató rápidamente de que se trataba de algo fuera de lo común, por lo que buscó un congelador para preservarlo lo más pronto posible. Posteriormente lo llevó donde un grupo de paleontólogos y estos verificaron que se trataba de una loba hembra de unos 57.000 años atrás, parte de un ecosistema extinto en la época de los mastodontes por el Pleistoceno, informa el National Geographic.

La loba fue bautizada como Zhur por la gente local de Tr’ondëk Hwëch’in. Zhur significa “lobo” en el idioma de la comunidad.

National Geographic

El Pleistoceno o también llamado la Edad del hielo, increíblemente ha dejado intactos los cuerpos de muchas especies, pudiendo permitirnos, miles de años después, no solo analizar sus restos sino también permitirnos ver como realmente eran. A diferencia de otras eras, como la de los dinosaurios, de ellos solo ha sido posible encontrar sus huesos, teniendo que imaginarnos la forma de sus cuerpos, así como su pelaje.

Anteriormente se habían encontrado distintos mamíferos de hasta incluso 2,6 millones de años atrás, pero jamás de un lobo en perfectas condiciones, menos en la zona de Yukón.

Zhur es bastante particular, ya que pertenece a un tiempo en que no se conocen estos tipos de momias, perteneciendo a una especie de lobos que ya no se encuentra en Yukón, pues habría sido eliminada.

National Geographic

Diferentes poblaciones de lobos que mas tarde llegaron a la zona canadiense habrían sobrevivido, dejando a la especie de Zhur olvidada de todo rastro genético para el futuro.

Zhur no habría sobrevivido más de 7 semanas, justo después del destete, la causa habría sido un desprendimiento de la guarida que al colapsar causó la muerte instantánea del animal y su mismo entierro, el cual habría preservado al animal en las excelentes condiciones en la que hoy se encuentra.

National Geographic

Hallazgos como los de la momia de Zhur permiten acercar a los investigadores a encontrar más pistas de cómo se dio el radical cambio en muchas especies, un misterio que hasta hoy intriga al mundo científico.

Puede interesarte