Por Valeria Urra
16 agosto, 2022

“Es infinitamente triste que hayan escogido sacrificar a un animal tan hermoso solo porque no nos hemos comportado bien con él”, manifestó la bióloga, Rune Aae, a la radio NTB.

Hace un tiempo te contamos sobre Freya, una morsa de 600 kilos, que se había convertido prácticamente en una atracción turística del fiordo de Oslo, en Noruega, debido a sus largas y cómodas siestas encima de diversos yates, los cuales incluso llegaba a hundir por su gran peso.

Sin embargo, el hacerse tan famosa le costó caro, ya que la gente se amontonaba a sus alrededores para tomarse fotos con ella, incluso lanzándole objetos para molestarla.

Fiskeridirektoratet (Dirección noruega de Pesca)

Toda esta situación estresó bastante al animal, según algunos expertos, por lo que la Dirección noruega de Pesca lanzó una advertencia en la que pedían que dejaran tranquila a Freya o tendrían que sacrificarla. “Dejen vivir a Freya“, escribió al respecto el Partido Ecologista Noruego.

Pero, lamentablemente, las personas no escucharon las advertencias y siguieron con su conducta, por lo que tuvieron que terminar con la vida de Freya. “La decisión de sacrificarla se tomó sobre la base de una evaluación global de la amenaza que suponía para la seguridad humana”, manifestó Frank Bakke-Jensen, responsable de la Dirección noruega de Pesca.

Getty Images

“Estudiamos al detalle todas las soluciones posibles y concluimos que no podíamos garantizar por ningún medio el bienestar del animal”, indicó Bakke-Jensen, agregando también que la salud de la morsa de 5 años se había deteriorado bastante y que moverla “no era una opción viable” por la gran complejidad del proceso.

“Entendemos que esta decisión puede crear reacciones entre el público, pero estoy seguro de que fue la decisión correcta. Nos preocupa el bienestar de los animales, pero la vida y la salud de las personas deben ser lo primero”, mencionó.

Twitter @PerErikSchulze

No obstante, algunos expertos aseguran que pudieron tomarse otras medidas antes de llegar a la eutanasia. “Es bastante chocante. Era una situación para mostrar consideración por los animales salvajes. Podríamos haber probado a poner multas. Habríamos visto a las masas de gente desaparecer rápidamente”, dijo Siri Martinsen, portavoz de la Asociación por la Protección de los Animales, NOAH.

“Es infinitamente triste que hayan escogido sacrificar a un animal tan hermoso solo porque no nos hemos comportado bien con él”, manifestó a la radio NTB, la bióloga Rune Aae.

Puede interesarte