Por Valentina Miranda
1 septiembre, 2022

Grey Cat visitaba a cualquier persona sin depender de nadie hasta que Jessica Heidelberg llegó al vecindario, y desde entonces solo la ve a ella para jugar y ‘arreglar’ su pelo. Aunque ha aceptado la casa como su hogar, aún sale de forma independiente y por eso Jessica no se define como su dueña.

En el mundo abundan los animales que viven a su suerte en la calle que esperan ser recibidos por alguna familia en una casa, pero también hay algunos de espíritu libre que adoran su independencia y prefieren aquel estilo de vida.

Aunque si alguien de buen corazón les da una oportunidad, pueden cambiar de parecer y elegir una vida hogareña, siempre y cuando no pierdan su libertad. Ese es el caso de Grey Cat, una gata que adoraba pasar los días en la calle hasta que una mujer llamada Jessica Heidelberg se mudó al vecindario.

Jessica Heidelberg

Grey Cat acostumbraba entrar a la casa de las personas e ir a donde quisiera sin depender de nadie más, pero cuando Jessica se instaló en el vecindario todo cambió porque empezó a visitarla para arreglar su cabello.

“Simplemente apareció, muy hambrienta y muy amigable. Originalmente, la alimentaba afuera porque le gustaba intimidar a mis tres gatos mimados y proteger su plato de comida de ellos”, dijo la mujer a The Dodo.

Acicalar el pelo de Jessica se había convertido en una nueva costumbre para Grey Cat, aunque no es muy cuidadosa.

Jessica Heidelberg

A pesar de que puede ser algo brusca cuando “peina” a Jessica, es bastante dulce y tierna pero no ha querido renunciar a la libertad de salir. “Digo que ella no es mi gata, pero claramente me ha elegido como su persona”, comentó la mujer al medio.

La llegada de Jessica ha sido tan importante como para que Grey Cat dejara de visitar a otras personas, ya que encontró algo más divertido por hacer.

“Ella claramente prefiere comerse mi cabello. También le gusta acostarse, pararse o tomar una siesta en mi pecho. A veces me muerde suavemente la cara con afecto. Pero a ella le encanta ‘arreglar’ mi cabello cada vez que me siento en mi silla favorita”, detalló Jessica al sitio.

Jessica Heidelberg

De este modo Grey Cat lleva un año manteniendo esta costumbre y se ha ganado el cariño de la familia. La pequeña hija de Jessica invitaba a la felina con frecuencia a la casa, y ella se sintió tan bien que lo aceptó como su hogar.

Sin embargo a Grey Cat aún le encanta salir sola, de manera que Jessica le abre la puerta cada vez que quiere siempre y cuando no llueva ni haga frío.

Sin haberlo imaginado, la gata encontró un hogar que le cambió la vida, y de paso la de su nueva familia.

Puede interesarte