Por Luis Aranguren
31 August, 2021

Por las restricciones del COVID-19, el ganadero australiano no pudo decir adiós. Así que sus corderos formaron un corazón que su familiar “vería” desde el cielo.

En algunos lugares del mundo sigue siendo más duro de lo normal perder a un familiar, esto debido al coronavirus, pues no podemos darles un último adiós para prevenir los contagios. Sin embargo, esto no implica que los dejamos de querer, al contrario, duele más porque no estamos cerca de ellos en los momentos finales.

Así le ocurrió a James Jackson, un ganadero australiano que no pudo asistir al funeral de su tía por culpa de las restricciones del COVID-19.

Twitter / guyrajack

Pero que no fuera, no implicaba que no le importaba, todo lo contrario, decidió expresar el amor que le tenía a su tía con lo que trabaja a diario. Organizó a sus ovejas y formó un corazón enorme que se podía ver desde el cielo, regalando una imagen de amor que rápidamente se hizo viral.

El video grabado con dron se transmitió en el funeral de Den, tía de Jackson, que se efectuó en la ciudad de Brisbane, Australia.

Twitter / guyrajack

Todo fue organizado por el adorado sobrino, desde la organización de las ovejas hasta la manipulación del dron en el que se grabaría todo. Lamentablemente, Jackson se encontraba con coronavirus en ese momento y debía seguir el protocolo de salud, alejado de las personas.

“Me costó varios intentos hacerlo bien y el resultado final es lo que ven. Fue lo más parecido a un corazón que conseguí. Ahora, Deb dejará de mirar a sus seres queridos sufriendo por su partida y centrará su atención en el corazón que hice especialmente para ella”.

–James Jackson escribió a través de Twitter

Sin importar lo difícil que haya sido, pudo mejorar el tiempo para el resto de la familia que como él, sentían un inmenso dolor por la pérdida de sus familiares. Afortunadamente las ovejas colaboraron e hicieron ese gran corazón que la tía Deb podría ver desde el cielo.

Twitter / guyrajack

El gesto fue muy popular en redes sociales y además de desearle el pésame, muchos lo felicitaron por preparar algo tan lindo mientras estaba enfermo. Probablemente otras personas se habrían preocupado más por su salud, pero él, que había perdido a su tía deseaba hacer algo especial.

Deseamos paz al alma de Deb y tranquilidad a todos sus familiares, entendemos que perder un ser querido es algo duro, pero con mucho amor podrán superarlo.

Puede interesarte