Por Romina Bevilacqua
23 September, 2015

Quién lo habría pensado…

Sergio Gamberini, un amante del buceo y dueño de una empresa que produce equipos de buceo, se encontraba disfrutando de unas agradables vacaciones en Noli, Italia, cuando se le ocurrió una brillante idea: ¿Qué pasaría si alguien intentara cultivar alimentos bajo el agua? A muchos les pareció sólo una locura, pero hizo algunas llamadas, investigó al respecto y junto a su hijo y el equipo de su empresa –Ocean Reef Group– comenzó a construir unas pequeñas jaulas cubiertas de una superficie transparente que parecían  globos. Lo que vino luego es simplemente brillante:

httpv://youtu.be/FQUjREOEjDU

Gamberini descubrió que el océano tenía las características perfectas para cultivar alimentos: temperatura constante y la evaporación natural del agua al entrar en contacto con el aire y protección de parásitos

vlcsnap-2014-09-23-10h54m38s224

Fuente

Así que construyó una especie de invernaderos para comenzar sus cultivos submarinos a los que llamó “Jardines de Nemo

Captura-de-pantalla-2015-09-21-a-las-15.07.36

Fuente

Estos globos submarinos, se mantienen anclados a 5 o 10 metros de profundidad y tienen un sistema que les inyecta aire

Captura-de-pantalla-2015-09-21-a-las-15.07.20

Fuente

El proceso de crecimiento de las plantas, usualmente albahaca, dura 50 días.

Captura-de-pantalla-2015-09-21-a-las-15.07.57

Fuente

Y hasta ahora la única diferencia entre estos cultivos y los en tierra, es que estas albahacas tienen un sabor notoriamente más fuerte.

vlcsnap-2015-05-12-11h54m46s820

Fuente