Por Antonio Rosselot
14 July, 2021

Matt y Jessica Johnson (EE.UU) tenían vidas normales y estaban siguiendo su “sueño americano”, pero un día renunciaron a sus trabajos y, sin saber nada de navegación, se lanzaron al abordaje. Georgie, su gatita rescatada de un refugio libre de muertes, ha demostrado ser una tremenda acompañante: incluso se da uno que otro chapuzón de vez en cuando.

La vida es corta, y nunca habrá tiempo suficiente para que podamos hacer todo lo que nos proponemos —menos con una pandemia del demonio como ésta—. Sin embargo, siempre hay ejemplos que nos permiten soñar con un destino diferente para nuestras existencias, y mejor aún si hay un animalito para acompañarnos.

Resulta que en 2008, la pareja de Matt y Jessica Johnson decidió dar un giro inesperado a sus vidas. Ambos vivían juntos en la ciudad de Grand Rapids (Michigan, EE.UU) y tenían empleos comunes y corrientes, pero en un minuto quisieron romper con la monotonía y resolvieron dejar todo para irse a viajar por el mundo en un bote.

FB: MJ Sailing

Sin embargo, ninguno de ellos sabía navegar y recién pudieron salir de su hogar en 2011, después de tres años de preparación y aprendizaje. Para 2015, ya llevaban 16 países explorados en su bote.

“Nuestras vidas eran las típicas del ‘Sueño Americano’: ir a la escuela, casarse, comprar una casa y comenzar una carrera. Por ahora, también dejamos fuera la parte de tener hijos. Pasamos mucho tiempo gastando nuestros fines de semana mirando la TV y sin hacer nada productivo ni agradable. Nos dimos cuenta de que eso debía cambiar”.

—Matt y Jessica Johnson vía Daily Mail, en 2015—

FB: MJ Sailing

Sin embargo, a un año de haber comenzado su viaje, la pareja sintió la necesidad de tener una compañía en su periplo. Por lo mismo, decidieron adoptar a una gatita de un refugio libre de muertes en 2012 y la bautizaron como Georgie. La felina los ha acompañado a la gran mayoría de los países visitados y se ha portado muy bien arriba del bote; incluso aprovechó un par de veces para zambullirse en el agua y chapotear con sus dueños.

FB: MJ Sailing

Sin embargo, siempre hay riesgos al llevar a un animal en altamar. Para asegurarse de que Georgie está segura, sus dueños se encargan de que ella esté en la cabina o la cubierta inferior siempre con su arnés y correa puestas.

FB: MJ Sailing

“Ha andado muy bien con la navegación y es mucho más estable sobre sus patas que nosotros. Le encanta sentarse en la cubierta y mirar a los peces por el lado del bote, cuando estamos anclados. Nos dimos cuenta de que sabía nadar cuando saltó por la borda en las islas Caimán. Nadó por alrededor del bote y subió de nuevo por la escalera”.

—Matt y Jessica Johnson vía Daily Mail, en 2015—

FB: MJ Sailing

A pesar de los obstáculos y problemas que pueden haber surgido, nada ha detenido a Matt, Jessica y Georgie de seguir cumpliendo sus sueños y descubriendo el mundo a través de sus mares.

FB: MJ Sailing

La gatita, en tanto, ¡es la compañera perfecta para ellos!

Puede interesarte