Por Elena Cortés
14 septiembre, 2016

Diferencian perfectamente entre el viento y un mordisco.

En algún momento de nuestras vidas nos hemos atrevido a arrancar un pétalo u hoja de alguna planta o flor, sin pensar que aunque suene ‘irreal’, los estamos lastimando. Cuando era pequeña mi mamá siempre me daba aquel ‘sermón’, y nunca le creí, hasta que por fin crecí. Las plantas y sus depredadores han ido evolucionando con el paso de los años, desde los primeros musgos y helechos creciendo a la tierra hasta gigantes pastos y rosas con espinas. Hoy, un nuevo estudio comprobó algo realmente extraordinario.

Según científicos, los árboles jóvenes son capaces de diferenciar entre si es que sus brotes han sido dañados por el viento o mordisqueados por un ciervo.

Un ciervo hambriento es una gran señal de peligro y sobre todo para los árboles. Pero, estos no se van de esta tierra sin una lucha. Lanzan una defensa química en contra de los herbívoros merodeadores, mediante la producción de tanino y así ahuyentan a los ciervos.

¿Qué es tanino? Una sustancia muy astringente, que se extrae de la corteza de algunos árboles, como el castaño o el roble, y se emplea principalmente en el curtido de pieles y en la elaboración de ciertos fármacos.

Los árboles jóvenes pueden sentir la saliva del animal en la “herida“, donde comenzó a comer. Cuando lo hace se desencadena una respuesta de parte del árbol, produciendo una hormona conocida como ácido salicífilico, que hace que se concentre más tanino en esa parte.

La autora principal del estudio de la Universidad de Leipzig, explicó que cuando a los ciervos les llega la tanina, tienden a huir y las hormonas que produce el árbol, ayudan a ‘sanar’ la ‘herida’ abierta por el animal.

Así que la próxima vez que vaya a dar un paseo en el aire libre, ten en cuenta que si bien los árboles y plantas que le rodean puede tener un aspecto sereno y pasiva, en realidad están librando una amarga guerra con el reino animal.

  • Si quieres leer más sobre este estudio, PULSA AQUÍ.

Esta es la relación entre un ciervo y un árbol:

¡Por favor ciervos, coman palomitas mejor!

Puede interesarte