Por Felipe Costa
14 mayo, 2021

La peluda de raza dingo fue la única que quedó luego que a su madre le hicieran una cesárea de emergencia. El evento fue tan abrumador que la progenitora aún conserva estrés, pero su instinto materno no ha desaparecido.

El día que la perrita Lucky nació, lamentablemente trajo más llantos que sonrisas. El parto tuvo serias complicaciones y la madre se encontraba con riesgo vital. De una gran camada de cachorros solo ella pudo sobrevivir, saliendo del vientre relativamente sana, aunque prematuramente y ello significó tener atención intensiva por parte de los veterinarios. Hoy, a días de su nacimiento parece crecer estable, pero aún necesita afianzar su vínculo con su progenitora, informa Metro UK.

Australian Reptile Park

Adina es una perrita de raza dingo que se encontraba embarazada en el Australian Reptile Park, en Nueva Gales y cuando aún quedaban semanas de su parto programado, comenzó a sufrir complicaciones tan grandes que los cuidadores la llevaron de urgencias al veterinario para una cesárea. Debido a lo prematura que fue la intervención con tal de salvarle la vida a la madre, casi todos sus hijos murieron, excepto uno.

Aquella cachorra que logró vivir fue apodada Lucky (suerte en inglés) ya que haber sobrevivido fue todo un milagro luego de dicha operación. Los cuidadores y veterinarios se sentían abrumados, pero entre toda la tristeza, esta perrita era un rayo de luz acogedor.

Australian Reptile Park

“Fue un día bastante aterrador cuando tuvimos que apresurar a Adina a la cirugía para la cesárea y estamos muy bendecidos de tener el resultado que tenemos. Todos ya nos hemos enamorado perdidamente de Lucky y no puedo esperar a verla crecer en los próximos meses”.

–Tim Faulkner, director Australian Reptile Park a Metro UK

Al nacer, se buscó un espacio aislado entre Adina y Lucky para generar un lazo entre ambas. Pronto, la madre acogió a su hija, la lamió bastante y tras reconocer su olor se puso a amamantarla. Su instinto materno no había desaparecido, aún así se detectaba cierta tristeza en Adina consciente que el resto de la camada no sobrevivió.

Australian Reptile Park
Australian Reptile Park

Los cuidadores creen que Adina aún está sufriendo algún tipo de estrés, especialmente cuando la visitan. A ellos les encantaría dejarla sola unos días para que suelte la presión, pero después la intervención que tuvo son necesarios los monitoreos.

Australian Reptile Park

Entre todo el dolor que significó aquel parto, los especialistas del parque están bendecidos con la presencia de Lucky, día tras día se va conectando más con su madre y va adquiriendo fuerzas. Es más, solo bastarán un par de semanas para que la cachorra pueda ser soltada con los demás animales y comience a interactuar socialmente con sus compañeros del parque.

Puede interesarte