Por Pedro Juan
16 marzo, 2021

“Sentí mi corazón hundirse cuando nos acercamos y nos dimos cuenta de que no se movía”, contó uno después.

Disfrutaban de un paseo en motocicleta cuando una jaula canina en medio de unas hierbas les llamó la atención. Esperando que ningún animal estuviera atrapado en el contenedor plástico, Bret y su hijo Zack se acercaron a investigar. Afortunadamente, fueron capaces de darle una nueva vida al animal que había en su interior. 

Bret Winingar describe el día que salvaron a Charlie Bravo como uno frío. Circulaba en motocicleta con su hijo Zack por Little Rock, en Estados Unidos, cuando ambos vieron una jaula canina en medio de la nada.

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

Desde la carretera vieron que el contenedor estaba en mal estado y con mordidas en distintas partes.

“Algo, o alguien, nos hizo detenernos y revisar la jaula. Lo que encontramos fue horrible…”

-Bret Winingar-

En el interior de la jaula pudieron avistar un perro -aún no sabían que era una tierna cachorra- encogido, adolorido y con numerosas heridas.

“Sus patas blancas estaban de color café por estar de pie sobre sus propias heces. Tenía quemaduras en sus caderas, en su columna, en su cabeza y en sus piernas. Inicialmente pensamos que había sido golpeado por un auto hasta que nos dimos cuenta de que estas heridas no eran de atropello para nada, sino de contacto con el interior de la jaula sucia”.

-Bret Winingar-

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

Como no podían rescatarla a bordo de sus motos, Bret y su hijo emprendieron camino a su casa para regresar en la camioneta de Zach.

Debieron enfrentar un obstáculo en el camino: una de las motocicletas se quedó sin gasolina, pero lo solucionaron y volvieron al lugar esperando encontrar al animal con vida.

Cuando volvieron y lograron sacarla de su prisión, el animal no quería salir de su jaula.

“Sentí mi corazón hundirse cuando nos acercamos y nos dimos cuenta de que no se movía. Estaba seguro de que era muy tarde. Pero luego escuché un gruñido casi inaudible y pensé ‘Si tienes suficiente fuerza para gruñir, tienes suficiente fuerza para vivir’ “.

-Bret Winingar-

 

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

Ni Bret, ni Zach, ni el veterinario saben cuánto tiempo estuvo encerrada esta perrita en la jaula, pero fue tiempo suficiente para ponerla en riesgo mortal.

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

Bautizaron a la perrita Charlie Bravo, y ella demostró estar llena de amor y cariño.

“Como ya tenemos muchos perros, la adopción no era una alternativa. Pero la vida es lo que sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes. Pronto, la chica con el cabello apretujado comenzó a volverse una belleza negra y a encontrar su propia voz”.

-Bret Winingar-

¿Por qué Charlie Bravo? Pues porque el día que Bret y su hijo encontraron a la perrita, andaban en motocicletas Honda CB.

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

Ahora Charlie acompaña al padre y a su hijo en los viajes que hacen por Estados Unidos, puedes seguir sus andanzas en su página de Facebook.

Foto: Facebook / Charlie Bravo.
Foto: Facebook / Charlie Bravo.

¿Qué te pareció la historia?

Puede interesarte