Por Lucas Rodríguez
28 febrero, 2022

El marido de Amanda Collins falleció el 2016 debido a un agresivo cáncer. Fue acariciando su pelaje oscuro que la mujer encontró la fuerza para seguir adelante.

A pesar de que la muerte de un ser querido siempre va a ser el trauma más duro con el que debemos lidiar, por lo menos todos entendemos que hay una lógica para esto. Las personas mayores nos dejarán antes que las menores, por lo que sabemos que en algún momento de nuestra juventud diremos adiós a nuestros abuelos, para luego hacer lo mismo con nuestros padres cuando seamos ya mayores. 

En parte es por esto que las personas buscan formar sus propias familias. Ir perdiendo a la familia con la que nos criamos es fuerte, pero lo podemos compensar tomando el lugar de mayores en una nueva familia más joven. 

Amanda Collins

Pero cuando una de las personas con las que esperamos pasar muchos de nuestros años de vida deja nuestro lado, el golpe puede ser uno difícil de soportar.

Amanda Collins

Así fue para Amanda Collins, una mujer del Reino Unido que perdió nada menos que a su pareja. Jamie perdió la vida el 2016 luego de verse afectado por una clase agresiva y radical de cáncer. Fue un poco menos de un año el tiempo que Amanda tuvo para decirle adiós al hombre con el que tuvo una hija y con quien pensaba pasar su vida. 

En lugar de ello, tuvo que afrontar el golpe de despedirse de él antes de tiempo.

Amanda Collins

Quien más la ayudó en este proceso fue nada menos que el perro de la pareja. Llamado D’hari, Amanda declaró al Mirror que fue la compañía del perrito lo que más la reconfortó:

“Llegó justo cuando Jamie empezó a ir realmente cuesta abajo. No me gusta el contacto físico, pero D’hari nunca me presionó. Sentía cuando la necesitaba y cuando quería que me dejaran en paz”

–Amanda Collins para Mirror

Amanda Collins

El perro llegó un poco después del diagnóstico de Jamie, sirviendo como una valioso compañero para Amanda. El hombre lo alcanzó a conocer, lo que ella valora mucho.

Muchos expertos y psicólogos afines señalan que la compañía de un animal puede ser uno de los vínculos más fuertes y perdurables de la vida de una persona. Es en particular en los momentos de pérdida donde ellos pueden ser más valiosos. 

 

 

Puede interesarte