Por Antonio Rosselot
23 August, 2021

Amaya, de 6 años de edad, murió sin explicación lógica un día después de haber caído enferma en el parque SeaWorld (San Diego, EE.UU). Si bien están investigando las causas, su fallecimiento causó gran revuelo en las redes sociales, donde hace tiempo vienen pidiendo el cierre definitivo de estos parques con animales en cautiverio.

Si los parques acuáticos con animales confinados ya están siendo objeto de críticas en este último tiempo, lo que sucedió hace unos días en el parque SeaWorld de San Diego (EE.UU) seguramente aumentará la presión y la ira de los/as activistas.

Resulta que Amaya, una de las orcas que vive en el complejo, se enfermó el pasado 18 de agosto y fue tratada consecuentemente por el personal veterinario del parque, de acuerdo a lo reportado por NBC Bay Area. Se supone que el tratamiento no le significaría ninguna complicación a la orca —sino todo lo contrario—, pero lamentablemente así fue.

SeaWorld

Al día siguiente Amaya, de seis años de edad, falleció súbitamente y nadie ha sabido explicar por qué. Los especialistas de SeaWorld están llevando a cabo un examen post mortem para ver cómo sucedió todo, pero los resultados estarían en un par de semanas más.

Si bien el establecimiento explicó en sus redes que aún no había causa aparente de la muerte y que lamentaban mucho la situación, el deceso de Amaya inició una agitada conversación en las redes sociales y otros canales. ¿El tema principal? Que la orca pasó sus seis años de vida encerrada en un complejo muy pequeño, y que SeaWorld la obligó a rendir como fuente de entretenimiento para los turistas.

Getty Images

Organizaciones como PETA han sido muy críticas de todos los parques SeaWorld en EE.UU por “drogar, criar y y no cuidar apropiadamente” a las orcas que viven en sus parques, además de tenerlas en recintos demasiado reducidos para su tamaño.

Y la verdad es que hay antecedentes, y de fuentes cercanas. En 2019 John Hargrove y Jeffrey Ventre, dos exfuncionarios de SeaWorld en Orlando, aseguraron que las ballenas eran drogadas y deprivadas de comida para incitarlas a que hagan sus shows con público. De hecho, ambos comentaron que las orcas se automutilaban debido al estrés del entrenamiento, rechinando sus dientes y desencajando sus mandíbulas; si se alteraban mucho, según uno de ellos, les daban fuertes calmantes.

SeaWorld

SeaWorld San Diego ha tomado parte de las campañas en su contra y ha anunciado medidas para mejorar las condiciones de las nueve orcas que viven allí, tales como aumentar la capacidad y el tamaño de los tanques de 6 millones a 100 millones de galones, con profundidad y extensión necesarias. Sin embargo —y siete años después del anuncio—, aún no se ha construido nada.

Veremos cómo se desenvuelven los hechos de los próximos días para SeaWorld, y también esperamos conocer las razones que llevaron a Amaya a la muerte.

Fox 5

Lo que sí, es que la cuerda floja en que estas instituciones caminan se hace cada vez más delgada e inestable.