Por Valeria Urra
24 January, 2023

De esta particular subespecie de oso pardo quedan solo 50 en Italia, por lo que estalló la furia contra el Parque Nacional de los Abruzos, quienes no habrían tomado todas las medidas de seguridad para proteger la vida de Juan Carrito, como era llamado.

Juan Carrito era un famoso oso que se convirtió en símbolo del Parque Nacional de Los Abruzos, ubicado en Italia, y que, lamentablemente, falleció luego de ser atropellado por un auto en Roccaraso, una localidad al interior de Abruzos.

Si bien el fuerte golpe con el vehículo no lo mató de inmediato, sí fue lo suficientemente grave para provocar su fallecimiento horas después, inclusive pese a todos los esfuerzos que hicieron diversos veterinarios para salvar su vida.

Ahora Roma

“Habíamos hecho todo en estos años para asegurarle una vida como un oso libre. Desafortunadamente no lo logramos y esto nos entristece mucho. Uno de la familia se ha ido, comentó Luciano Sammarone, director del Parque Nacional de Los Abruzos.

Mientras que el presidente del Parque, Giovanni Cannata, indicó: “Desde esta noche todos somos un poco más pobres porque uno de la familia ha fallecido. No hay palabras para lo que pasó. Juan Carrito era un oso problemático, pero en el Parque hicimos de todo, contra todo y contra todos, para darle una oportunidad y mantenerlo libre. Ahora nos ha dejado”.

EFE

“La pérdida entristece no solo a Abruzzo sino a todo el mundo que descubrió Abruzzo y la belleza de los osos a través de los numerosos videos que lo mostraban de cachorro con sus hermanos y la osa Amarena”, agregó el presidente de Abruzo, Marco Marsilio.

No obstante, el hecho provocó también rabia entre diversos internautas, quienes aseguran que el personal del parque no cuidó tanto al oso, especialmente teniendo en cuenta que es una especie en extinción. De hecho, según Ahora Roma, solo quedan apenas 50 ejemplares de aquella subespecie de oso pardo única en el mundo.

Heraldo

Juan Carrito era conocido por ir constantemente al centro de la ciudad y ya que nunca había atacado a una persona, se le permitió que se moviera con libertad por donde deseara. Es por esta razón que se volvió un ícono de la región.

“En estos años, el oso fue fotografiado bebiendo en una fuente pública, corriendo por las pistas de esquí de Campo di Giove (L’Aquila) y, hace más de un año, también se le captó en video mientras intentaba jugar con un perro o entrando en una pastelería, señalaron en El Correo.