Por Antonio Rosselot
28 February, 2020

La pérdida constante de hielo marino y la industria de extracción de combustibles está haciendo que los osos tengan que moverse de sus zonas de caza usuales hacia las costas del mar, donde el alimento es mucho más escaso. Por eso, no les queda otra que comerse entre ellos.

El cambio climático es un problema real y severo, que tiene a muchísimas personas luchando a lo largo del planeta para remediarlo antes de que sea muy tarde; sin embargo, nunca nos imaginamos que sucedería algo del calibre de lo que les contaremos a continuación.

De acuerdo a Ilya Mordvintsev, científico ruso experto en osos polares e investigador del Instituto Severtsov de Problemas de Ecología y Evolución (Moscú, Rusia), los osos polares del Ártico están comiéndose a sí mismos para sobrevivir, ya que el derretimiento de la capa de hielo y la extracción de combustibles fósiles en la zona están destruyendo su hábitat.

Reuters

Los niveles de hielo están disminuyendo ya que las temperaturas han subido, además de que las empresas e industrias están ocupando el área para sus actividades de extracción. Por lo mismo, los osos están viéndose forzados a salir de su área tradicional de caza hacia zonas donde el alimento es más escaso.

“Los casos de canibalismo en osos polares son un hecho comprobado hace mucho tiempo, pero estamos preocupados de que esos casos, que en su tiempo eran escasos, ahora se están registrando más seguido. El canibalismo en los osos polares está aumentando”.

Ilya Mordvintsev a AFP

Pixabay

Como las reservas de comida son mínimas, los osos machos están atacando a las hembras con oseznos ya que son blancos fáciles. A su vez, las madres están teniendo que recurrir a alimentarse con sus propias crías, ya que la desesperación es tremenda.

AP

En los últimos 25 años, el cambio climático ha reducido en un 40% la cantidad total de hielo en el Ártico: en su tiempo, los osos usaban el hielo marino para cazar a las focas que nadan en las aguas, pero ahora que hay menos hielo, se están viendo forzados a cazar en la costa, donde hay mucho menos alimento. Además, las zonas usuales de caza de los osos están actualmente ocupadas por barcos que trasladan gas natural o por plantas de procesamiento industrial, las que también rompen una gran cantidad de hielo y limitan aún más el campo de acción de los osos.

Newsdeeply

No esperemos a que nos lleguen más señales del problema: ya sabemos cuál es, lo tenemos identificado y debemos luchar para vencerlo. El cambio climático es una realidad concreta y los osos polares están sufriéndolo en carne propia.

Puede interesarte